El secretario de Organización, José Luis Ábalos, aseguró este jueves que “la Comunidad de ya tiene un candidato, que es , que en este momento dispone de 64 diputados y diputadas que le apoyan, frente a otro candidato del PP que se busca y que contaría con el apoyo de 48 diputados”. “Esa es la realidad, 64 frente a 48”, subrayó.

Por ello, instó a Albert Rivera de manera pública, ya que el líder del Ciudadanos “no ha encontrado un minuto” para hablar con en privado, a que “no apoye un proyecto podrido y en descomposición”, como él mismo dice, y que, en el caso de no querer votar a favor de Ángel Gabilondo, que no apoye a ningún candidato, “porque si no va a ser muy difícil que diga que no es parte de ese proyecto” y “será nuevamente la salvación del PP”.

A su juicio, aunque la moción de censura presentada por el PSOE ha decaído, la moción ha sido “el instrumento de presión que inició todo este proceso que finalmente condujo a la dimisión de Cifuentes”.

Ábalos ha criticado la “política de cloaca” vista en el desenlace que ha llevado a doblegar la voluntad de Cifuentes. “Lo consideramos como un aviso a navegantes, de cómo se las gastan algunos y cuál es la metodología”, para concluir que, “si permitimos que esa forma de hacer política termine con una investidura” de otro miembro del PP, “estaremos legitimando todo lo ocurrido”.

A su juicio, el planteamiento en la Comunidad de Madrid no debe hacerse “en términos de opciones de poder o de partidos, o lo que es más miserable ‘a ver qué nos da más votos’”. Lo que está en juego es si se legitiman y se “convalidan” esas formas de hacer política y los escándalos que han ido jalonando los años de gobierno del PP. “La exigencia es moral, no política”, subrayó.

Además, criticó que se reduzca “el nivel de exigencia a Cifuentes” al permitirle seguir como diputada de la Asamblea, cuando para negociar los Presupuestos, Ciudadanos puso como condición la salida del Grupo Popular de la senadora Barreiros, lo que le ha llevado a preguntarse si la formación naranja buscará ahora “otra coartada con tal de que sirva al PP”.

En definitiva, “la cuestión” para Ciudadanos “es muy relevante” pues implica “dar por bueno todo lo ocurrido o dar otra oportunidad a la democracia en la Comunidad de Madrid”. “Hay que elegir entre el fatalismo y la esperanza. Ese es el dilema”

PGE

En el día en el que los Presupuestos Generales presentados por el Gobierno han salvado el trámite de la enmiendas a la totalidad, gracias al apoyo entre otros de Ciudadanos y el PNV, el secretario de Organización socialista señaló que “siempre hemos dicho que había una mayoría de derechas suficiente para sacar adelante los proyectos” y de ahí el resultado.

En cualquier caso, consideró que “la posición de Rajoy queda muy mal” pues ha estado negando la posibilidad de revalorizar las pensiones conforme al IPC, cuando “sí se podían subir como estábamos reclamando”, demostrando así que “el Gobierno ha tratado a los pensionistas como mera mercancía electoral”, convirtiendo la subida en “una nueva medida de gracia, negociada con el PNV, con los del cuponazo”, que “son lo que al final se han puesto la medalla”, olvidando su condición de ligarlo al fin de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, que “dejamos para otro día” –ironizó-. En definitiva, ha habido “mucho de carácter mercantil y muy poco de principios”.