El secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha subrayado hoy que “ha llegado la hora de poner en marcha la legislatura, en cumplimiento no sólo del encargo del rey, sino del mandato expresado de forma mayoritaria por el conjunto del pueblo español el 28 de abril”. “Este país necesita un ya”, remarcó.

En este sentido, ha adelantado que el PSOE “asume con la máxima responsabilidad, espíritu constructivo y voluntad de entendimiento la obligación, política y moral, de hacer posible que la encomienda de los españoles y españolas sea una realidad lo antes posible”, aunque-remarcó- esta obligación “es competencia y responsabilidad también del conjunto de las fuerzas políticas”.

“Está en juego el futuro de nuestro país y apelamos pues a la responsabilidad de unos y otros para contribuir a la gobernabilidad de nuestro país y a que se sepa interpretar claramente el resultado de las elecciones. Es momento de saber qué han dicho los españoles y ponerse a trabajar en función de ese mandato.

En rueda de prensa en Ferraz, tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, Ábalos ha anunciado que será el propio candidato quien asumirá la responsabilidad de entablar las negociaciones necesarias para recabar los apoyos que se precisen para llevar a buen puerto el encargo del Rey y que en esta tarea le ayudarán la portavoz parlamentaria en el , , y él mismo.

El secretario de Organización señaló que los socialistas enmarcan las negociaciones en tres principios que deben cumplirse: respeto a nuestra Constitución y a nuestro marco de convivencia; gobierno cohesionado y de progreso, que garantice la justicia social, y cumplimiento con nuestros compromisos de estabilidad presupuestaria con la UE. “El PSOE actuará con generosidad. No pedimos acatamiento sino altura de miras y buena disposición a ceder por el bien común, por el bien de España y por responsabilidad para hacer política”, añadió.

A su juicio, también “es importante que los españoles sepan qué partidos están dispuestos a sentarse a la mesa de diálogo con voluntad constructiva, para sacar el país adelante; y qué partidos están dispuestos a caer en la tentación de sentarse de darle una patada al tablero de la gobernabilidad y la estabilidad de España”. “Y es importante-dijo- porque la alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones. La alternativa a un Gobierno socialista es obligar a los españoles a que vuelvan a votar” y “las urna también tienen memoria”. “Los españoles no perdonarán a quien ponga en solfa la viabilidad de la legislatura”.

En este punto, el dirigente socialista recordó que son los partidos constitucionalistas “quienes tenemos la obligación de sacar el país adelante” y sería un error “una actitud obstruccionista” y también “sentarse a la mesa con exigencias que en sí mismas invaliden el propósito de las negociaciones, que no es otro que sacar adelante la investidura y la gobernabilidad”.

Ábalos ha insistido en que “la gobernabilidad pasa por lo que hagan los principales partidos” (PP, Cs y UP) y “no por lo que ocurra en ”. Y añadió que “tampoco la investidura está en función de dos votos”, los de UPN, porque “esa aritmética comporta la resta de otros seis”, los del PNV. En definitiva, “no podemos considerar la investidura sobre las sumas individuales, porque no llegamos a la mayoría absoluta en ningún caso y tampoco se resuelve el problema de la gobernabilidad”.

Sobre la posibilidad de una abstención de PP y Ciudadanos en la investidura, recordó que el PSOE se abstuvo para permitir la investidura de en 2016 y que, por tanto, esta actitud de los populares “sería un gesto de coherencia y no de poner reglas solamente cuando uno se beneficia de las mismas”. Si creyeron que la abstención del PSOE “era por el interés de España, entiendo que la España sigue siendo la misma”, apuntó.

A su juicio, el PP tiene que asumir el resultado de las urnas y rol que les corresponde en el plano de la gobernabilidad y también tienen que ser conscientes de que disponían de 186 diputados y tienen 66, y Ciudadanos que esperaba sorpasar al PP y no le ha superado. “Eso también merecerá una reflexión”, dijo.

Respuesta a Pablo Iglesias

Respecto a la petición de Pablo Iglesias de una vicepresidencia de contenido social, el número tres del PSOE recordó que, “si sumáramos con Podemos la mayoría absoluta, lo normal sería este tipo de gobierno”; y entonces podría denominarse “a la valenciana”. Pero como “no llegamos” a esa mayoría, “un gobierno de esa naturaleza no añade, sino que incluso puede restar”.

Aclaró que la composición de un gobierno depende también de la “confianza y empatía” que genere en el presidente, por lo que “no entendemos un gobierno condicionado ni vigilado”, y por eso subrayó que “concita más aceptación un gobierno en solitario del ” que, eso sí, está abierto a “seguir disponiendo de la colaboración de Podemos, que ha sido muy positiva” y en la que han sido “protagonistas de una buena parte de la acción del Gobierno”.

Preguntado por Navarra, dejó claro que “no nos vamos a apoyar en Bildu. A partir de ahí, cada uno hace lo que quiere: se abstiene, vota sí o vota no…, pero no vamos a mantener ninguna negociación”. Una actitud que “se podrá verificar el día 15, cuando se constituyan los ayuntamientos”.