Durante el encuentro, el ministro ha trasladado a la alcaldesa el apoyo del a la denominada operación “Madrid Nuevo Norte”, la modificación del Plan General de Ordenación Urbana planteada por el consistorio madrileño cuyo objetivo es el de satisfacer las necesidades de la población residente en los distritos de Fuencarral, Las Tablas y en el norte de Chamartín, mejorar sus espacios públicos, fomentar la movilidad ciclista y peatonal y fortalecer el transporte público.

Ambos mandatarios han coincidido en la necesidad de un plan, ejecutado con arreglo a los principios del desarrollo sostenible, que prevé generar unos 4.000 empleos directos e indirectos, con una inversión estimada en unos 6.000 millones de euros y que contribuirá indudablemente al beneficio de los ciudadanos de Madrid y de la situación económica de esta Comunidad Autónoma.

Con esta actuación, se pretende desarrollar un potente centro de actividad terciaria que, a la vez que incrementa en algo más de un millón de metros cuadrados la oferta de oficinas de máxima calidad en Madrid, potencia la vivienda de protección pública. En ese sentido, se ha previsto que se destine a este tipo de vivienda el doble del porcentaje establecido para el suelo urbanizable consolidado (de un 10 a un 20%). A ello se unirá la exigencia en los procesos reparcelatorios de la cesión del 10% del aprovechamiento bruto total para viviendas protegidas.

Nueva estación de Chamartín

El Plan contempla la remodelación de la estación de Chamartín, de manera que se convierta en un gran nodo de comunicación multimodal con todos los municipios de la región en transporte público (metro, cercanías, EMT, autobuses interurbanos) y un gran centro de conectividad a través de ferrocarril, alta velocidad y aeropuerto.

La estación de Chamartín estará mejor integrada en la estructura urbana, poniendo en valor su carácter de gran intercambiador metropolitano. El ámbito de la nueva estación tendrá una superficie de 236.324 m 2 en la que estarán comprendidos el edificio de la estación y cuatro fachadas urbanas, garantizándose viales de acceso para peatones y para todos los medios de transporte. La nueva estación de Chamartín se desarrollará por fases para garantizar los servicios ferroviarios de la misma durante las obras.

Todos los recursos que obtenga el Ministerio de Fomento, a través de ADIF, en virtud de la transmisión de sus aprovechamientos urbanísticos se destinarán a la financiación de la nueva estación de Chamartín y a otras infraestructuras ferroviarias.