La portavoz del Área Federal de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual y senadora, , destaca que se vayan a poner “negro sobre blanco las obligaciones que debe tener el Estado con una parte nada despreciable de la población”

El Área Federal de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual de Izquierda Unida (ALEAS-IU), como área de elaboración colectiva de esta formación, “celebra” la toma en consideración por parte del Congreso de la proposición de ley conocida como ‘Ley de Igualdad LGTBI’, entre otras razones, “por el hito histórico que supone para todo el colectivo LGTBI disponer en el futuro de una ley que nos defienda del rechazo, el odio, el desprecio y, en general, la discriminación frente a quienes frenan el desarrollo de los derechos humanos”.

En palabras de la portavoz de ALEAS y senadora, Vanessa Angustia, “desde nuestro área en IU consideramos que el presente año es histórico en el reconocimiento social y político de la diversidad, y por la consolidación de un cambio de concepción social sobre el colectivo LGTBI. Este avance da a conocer un abanico de identidades y de expresiones prácticamente desconocidas o ignoradas hasta hace muy poco, pero que enriquecen a cada individuo y a la sociedad, además de contribuir a la convivencia y el respeto”.

ley, impulsada por multitud de colectivos, buena parte de los cuales coordinados por la de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), “es una demanda histórica que encierra años de lucha, trabajo, acuerdo y consenso que Izquierda Unida, como herramienta para la mayoría, ha apoyado e impulsado para su tramitación en el en el marco del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem- En Marea.

Vanessa Angustia considera “muy necesaria” esta nueva ley ya en tramitación porque “mientras a día de hoy la educación sexual no es obligatoria en las escuelas, el texto planteado busca conseguir que esta circunstancia contribuya a ser el caldo de cultivo de los prejuicios que alimentan la LGTBIfobia”.

Argumenta que “se ponen negro sobre blanco las obligaciones que debe tener el Estado con una parte nada despreciable de la población. Esta norma nos protege y nos defiende de esas agresiones que a diario se producen en nuestros centros de estudio o de trabajo, en nuestros barrios y casas, en los espacios públicos y privados, en los medios de comunicación y en las instituciones, entre otros espacios”.

Angustia señala que “ni siquiera la infame abstención del , que había firmado el compromiso de aprobar el trámite ahora iniciado, parará su puesta en marcha”.

A su juicio, “el PP tiene un problema muy grave con el colectivo LGTBI. Pocos días después de manifestarse a nuestro lado en el Orgullo, el partido de rechazaba de manera aplastante la proposición de ley de transexualidad en . Hoy insiste en patologizar la transexualidad en el Estado, con lo que vuelve a dar oxígeno a la discriminación, la injusticia y el odio. Rechaza el trabajo de quienes han luchado y luchan con Orgullo. Vuelve a tomar decisiones sin dialogar e intenta imponer un rodillo contrario a una democracia que desprecia”.

Frente a la LGTBIfobia, “desde IU participamos en la defensa de la proposición de ley más completa a favor del colectivo LGTBI, un hito que marca un antes y un después a nivel internacional. Nuestra dignidad no se toca y vamos a pelearla en todos los espacios, en las instituciones y en la calle”.