• La inversión del Gobierno en estas obras ha ascendido a 87,6 millones de euros
  • Con los nuevos 33.000 metros cuadrados puestos en servicio, la terminal crece hasta los 57.000 m2

El Ministro de Fomento, , ha inaugurado esta mañana la tercera fase de la ampliación del edificio terminal del Aeropuerto de Menorca, que ha supuesto un esfuerzo inversor total por parte del Gobierno de España de 87.645.874 de euros, para convertir el Aeropuerto de Menorca, principal vía de entrada a la isla, en una infraestructura de referencia.

Con la ampliación, el edificio terminal del Aeropuerto de Menorca crece en extensión y llega a más de 57.000 metros cuadrados, de los cuales 33.000 m2 son de nueva construcción.

Las obras se han efectuado en tres fases. Con la que hoy se pone en servicio y en la que se han invertido 8.350.000 euros, culmina una importante ampliación de la terminal de pasajeros. Esta última parte de las obras incluye la remodelación de la actual zona de facturación y la sustitución de los actuales 21 puestos por otros tantos pasantes. Al final de todo este proceso, el edificio terminal contará con 43 puestos de facturación pasantes que permiten al pasajero, una vez efectuados los trámites de facturación, acceder directamente a las zonas de embarque del aeropuerto.

Por otra parte, y en esta misma fase, ha finalizado la automatización completa del Sistema de Inspección del Equipaje de Bodega (SIEB) que cuenta con tres máquinas de inspección de equipajes normales, otra para inspeccionar equipajes especiales y una máquina de nivel III de inspección para llevar a cabo el registro del 100% del equipaje de bodega.

Las obras de ampliación se han efectuado en tres fases debido al gran volumen de trabajos a ejecutar y, sobre todo, con el objetivo de mantener la operatividad del aeropuerto en todo momento y afectar lo menos posible a su funcionamiento así como para minimizar las molestias a los pasajeros.

La primera fase, con una inversión de 67.395.874 euros, supuso la edificación de un dique de 230 metros por 20 metros, la construcción de un edificio de transición que conecta el nuevo dique con el edificio terminal dando lugar a un edificio único, y la instalación, por primera vez en su historia, de cinco pasarelas sobre la plataforma actual. La utilización de pasarelas permite una mayor rapidez en las operaciones realizadas en torno a las aeronaves, lo que se traduce en un mayor rendimiento de las infraestructuras aeroportuarias, así como una mayor seguridad en plataforma.

Por otra parte, en esta primera fase se pusieron en servicio nuevas áreas comerciales, de restauración, locales para touroperadores, para empresas de r ent- a - car , así como nuevos puestos de información.

La segunda fase, con una inversión de 11.925.000 euros, consistió principalmente en la remodelación de la zona de salidas internacionales así como en la instalación de 21 nuevos mostradores de facturación pasantes, dedicado uno de ellos a equipajes especiales. En esta fase intermedia, también se pusieron en servicio dos hipódromos para la recogida de equipajes que sustituyeron a las anteriores cintas de menor longitud y calidad.