ANPE, sindicato mayoritario de enseñanza pública, solicitará nuevamente a la Consejería de Educación una regulación diferenciada y específica de la relación de puestos de trabajo para las Comunidades de Aprendizaje; un aumento de las plantillas de estos centros; garantías de continuidad del profesorado implicado; un complemento económico por desempeño de funciones en centros singulares; así como unas ratios de alumnos por aula ajustadas a sus necesidades que garanticen una verdadera inclusión.

Durante el curso 2016/2017, 8 centros educativos de la región se adhirieron al procedimiento de reconocimiento como Comunidad de Aprendizaje en la región. En nuestra provincia son tres los centros educativos con este reconocimiento: el CEIP-SES-AA de Albacete, pionero en España, el CEIP-SES-AA Entre Culturas de y el último en incorporarse el CEIP Miguel Hernández de La Roda.

Ser reconocido como Comunidad de Aprendizaje supone la puesta en marcha de un proyecto común de toda la Comunidad educativa para transformar el centro y su entorno en un lugar donde el proceso de enseñanza/aprendizaje no recaiga solo en manos del profesorado sino que, a través de la participación de las familias, las asociaciones, el vecindario y, en general, de toda la sociedad, se realice un esfuerzo común para convertir las dificultades en posibilidades.

La finalidad de una Comunidad de Aprendizaje es la superación del fracaso escolar y la mejora de la convivencia a través de un cambio en el funcionamiento del centro hacia un sueño donde la educación sea responsabilidad de todos, abriendo el centro al entorno, al diálogo y la participación.

La estabilidad del profesorado en las Comunidades de Aprendizaje es fundamental para garantizar el correcto funcionamiento y la viabilidad de estos proyectos, éxitos reconocidos tanto a nivel local, regional, nacional e internacional, como por la propia Consejería de Educación.

Sustentados por su profesorado, el éxito de estos proyectos en innegable, logrando mejoras relacionadas con el absentismo, la convivencia y la puntualidad, gracias en parte a la estabilidad del profesorado, cuya labor y dedicación ANPE quiere reconocer y valorar.

Para ANPE es imprescindible un mayor compromiso de la Consejería de Educación, que no sólo se base en apoyar y difundir las buenas prácticas de estos centros, sino que son necesarias unas Órdenes de Organización y Funcionamiento de Comunidades de Aprendizaje que impliquen una mayor dotación de recursos personales, económicos y materiales; así como en una disminución del número de alumnos por aula para propiciar una mejor atención al alumnado.