​Báñez ha precisado que la recuperación del empleo permite volver a capitalizar una España que tendrá que competir con su capital humano, con su talento. “Tenemos un objetivo a corto plazo, ha dicho, recuperar los 20 millones de empleos previos a la crisis económica. Un objetivo que está en nuestras manos si logramos que España pueda seguir creando 500.000 empleos al año. Pero la ambición de nuestro país tiene que ir más allá, y alcanzar las tasas de ocupación de los principales países europeos, pasando del 66% al 75%”.

“2017 está siendo un gran año para el empleo”, ha señalado la ministra. “En los 5 primeros meses hemos creado casi 500.000 empleos, con un crecimiento del 3,87%, y se han recuperado ya 2,2 millones de empleos, 2 de cada 3 destruidos por la crisis”.

La ministra ha destacado que la recuperación “es cada vez más social” y se intensifica en los colectivos más sensibles, como son los jóvenes, sector en el que ha bajado la tasa de paro en 15 puntos; las mujeres donde se ha alcanzado la mayor cifra de empleo de la serie histórica, o los parados de larga duración, donde se han recuperado 1,3 millones de empleos, más de 600.000 de ellos para parados de más de 55 años.

Para la ministra el empleo puede contribuir a dar respuesta a tres grandes retos. “El primero de ellos, ha afirmado, es la globalización, que nos obliga a invertir más en talento”.

desafío la digitalización, la denominada revolución 4.0 que está cambiando a gran velocidad los procesos de producción y de gestión empresarial.

Por último, la tensión demográfica, “cada vez vivimos más años y lo hacemos en mejores condiciones. De hecho, iniciamos una recuperación pagando más pensiones, pensiones más altas y a más pensionistas que nunca”, ha puntualizado.

Emplear, conservar, cultivar y atraer todo el talento

La agenda de la productividad coincide, según ha precisado la ministra, con la agenda del talento. “Una agenda que me gustaría concretar con varias acciones: emplear todo nuestro talento, mantenerlo y cultivarlo, es decir, gestionarlo y, finalmente, atraerlo”.

Emplear el talento requiere, según Báñez, consolidar el crecimiento y trasladarlo a la creación de empleo. “Hemos demostrado que no era necesario crecer al 2,5% para crear empleo. Todo el crecimiento económico se traduce en creación de empleo, y los datos objetivos muestran que el incremento de la afiliación a la Seguridad Social en el mes de mayo avanza incluso por encima del crecimiento de nuestra economía”.

Respecto al segundo punto de la Agenda, mantener el talento, la titular del del ha subrayado la necesidad de consolidar la contratación indefinida. “Los últimos datos conocidos sobre paro y afiliación en mayo, muestran que España encadena el periodo más prolongado de incrementos en la contratación indefinida: 40 meses. Además, la Encuesta de Población Activa pone de relieve que se ha recuperado el 72% del empleo indefinido, y sólo el 33% del temporal. El 91% del empleo es a tiempo completo, y sólo el 0,89% son contratos de duración inferior a un mes”.

Finalmente, en cuanto a atraer el talento, la ministra se ha referido a la capacidad de España para ser uno de los países con mayor capacidad de integración. En este sentido ha afirmado que en España, en 1980, apenas vivían 200.000 extranjeros y hoy es el país de residencia de casi 5 millones. “La vuelta al empleo hace que hoy nuestro país vuelva a ser un país de oportunidades y por eso el número de afiliados extranjeros crece casi al 6% y hay 100.000 personas más ocupadas que en 2015”.

Al término de su exposición Fátima Báñez ha hecho hincapié en que el reto para los próximos años debe ser hacer de España “no sólo uno de los mejores países del mundo para vivir, sino también para trabajar”.