Durante su intervención en la presentación del ‘Informe anual de Empleo en las Pymes’ realizado por Cepyme y Randstad Research, la ministra ha explicado que esta mejora se centra en ampliar la formación asociada a dichos contratos a las necesidades que se puedan detectar en los distintos sectores y empresas a través del proceso de negociación colectiva. De esta forma se obtendrá una formación específica identificada, acorde a las necesidades de cada ámbito o sector.

Báñez ha resaltado la necesidad de competir en talento para hacer frente a los desafíos que plantea la globalización y la digitalización y para ello ha subrayado dos aspectos. En primer lugar la estabilidad “hemos logrado encadenar 48 meses de incrementos de contratación indefinida”. Y , la formación “Más del 86% de los nuevos afiliados se concentran en las tipologías de empleo que requieren cualificación”.

Por ello, según ha dicho la ministra, se está trabajando en el marco del diálogo social en nuevas propuestas -como el Plan de Formación en competencias TIC, un plan que se acordó en diciembre, con una dotación de más de 60 millones de euros- y nuevas herramientas -como una digital que conciencie y facilite la formación a lo largo de toda la vida laboral.

Báñez ha puesto de relieve que las PYMES son protagonistas de la recuperación “porque solo en el último año han creado casi la mitad del total del empleo creado 279.682, que supone el 45,74%”, y ha añadido que “a ellas les debemos 2 de cada 3 empleos recuperados desde febrero de 2013”.

Además, ha subrayado que pymes y autónomos emplean ya a más de 11 millones de personas y que no hay mejores representantes del tejido productivo que las Pymes. “Nuestro tejido empresarial está formado en un 99,7% por pequeñas y medianas empresas y micropymes que, según Eurostat, suponen el 74% del empleo”.

En la presentación del Informe de Empleo en las PYMES 2018, la ministra ha puesto en valor su trabajo porque, no solo crean empleo, sino que además están creciendo, como indica el hecho de que en 2017 las empresas medianas hayan aumentado un 5% (un 13,68% desde la recuperación).

La titular de Empleo ha resaltado que 2017 se caracterizó por un crecimiento económico social, que se tradujo en creación de empleo. “El pasado año se crearon 611.146 nuevos empleos, un 13% más que el año anterior. 2017 fue el mejor año para el empleo en términos homogéneos. Nunca habíamos cerrado un año con una variación interanual del 3,42%”.

Asimismo, Báñez ha destacado la consolidación de España como el país que más empleo creó de la zona euro y ha puntualizado que hasta el tercer trimestre de 2017 se crearon un 3,7% más de empleos que el segundo país que más empleo crea, Alemania; un 55% más que el Reino Unido, y un 100% más. Es decir, el doble del empleo que creó Francia o Italia en ese mismo período

Un aspecto en el que la ministra ha querido poner el acento es en el carácter social de la recuperación de empleo entre aquellos colectivos que habían quedado retrasados, o al margen, en otras recuperaciones. En concreto se ha referido al empleo femenino recalcando que en 2017 se situó en máximos históricos, con 8,5 millones de afiliadas.

Respecto a los jóvenes, el ritmo de creación de empleo fue del 8,23%, más del doble que la media nacional y la contratación a personas con discapacidad marcó un récord histórico, alcanzando un 15% más que en 2016. “Además, 8 de cada 10 personas que abandonaron el desempleo fueron parados de larga duración”.