El portavoz adjunto del Grupo Popular, , ha acusado al Gobierno de “falta de sensibilidad y voluntad política a la hora de resolver el problema de reforzar la competitividad de las industrias electrointensivas”. “El Estatuto de la industria electrointensiva no resuelve los problemas, según afirman el sector de los representantes de los trabajadores” ha afirmado Barreiro.

En su intervención, ha interpelando al Gobierno sobre las medidas para reforzar la competitividad de las industrias electrointensivas. El portavoz adjunto popular y senador por , José Manuel Barreiro ha explicado que, “dentro de la estructura productiva de nuestro país, el factor energético es determinante hasta el punto de que si no hay elementos competitivos, se puede abocar a la desaparición de la propia organización empresarial”.

“Detrás de esto están las producciones estratégicas para el futuro de nuestro país, incluso en algunos casos como la única industria que tenemos en nuestro país y hay muchas personas, miles de familias que ven peligrar su puesto de trabajo”, ha explicado.

Según José Manuel Barreiro, hasta el 2018 se fueron creando cauces favorables para poder llevar a cabo el desarrollo de esos procesos industriales, “con dificultades –ha matizado- pero que se atajaron con sensibilidad y comprensión del problema, acercándose a aquellos que vivían y sufrían el problema y tratando de poner soluciones que básicamente se circunscriben al coste energético y su repercusión en cada una de esas empresas”.

Pero, es a partir de 2018 cuando, según el senador popular, esto se rompe porque “no ha habido ni sensibilidad, ni se han aportado soluciones” por parte del gobierno socialista. “Ha habido excusas y mentiras, se ha engañado a los trabajadores de esas industrias,” ha acusado a la ministra de Industria.

“Es después de veinte meses, cuando se da luz a un mecanismo que, según Vd. va a dar garantía de estabilidad y va a solventar el problema”, ha afirmado. “Le puedo comprar ese discurso, pero no es verdad. La industria le ha dicho que no, los trabajadores le han dicho que no y las Administraciones directamente afectadas, le han dicho que no. Algo falla, Sra. Ministra”, ha dicho.

Según Barreiro, la ministra de Industria, que respondía en nombre del Gobierno a la interpelación “ha conseguido poner de acuerdo distintas administraciones de distintos colores políticos, en un proceso que inicia Núñez Feijoo, porque en Galicia es un problema grave, concretamente en Lugo, en . El presidente de Asturias, socialista ha entendido el mensaje y se ha sumado a la defensa de los trabajadores afectados y el gobierno de Cantabria, que ni es del , ni es socialista”, ha dicho.

“Si tres administraciones de tres partidos políticos dicen lo contrario de lo que Vd. dice, me quedo con lo que dicen las tres Administraciones” ha asegurado Barreiro, que le ha recodado a la ministra la reunión con los trabajadores en la que se le pidió por parte de todos, que les tranquilizara y contara lo que contenía el Estatuto, “cosa que no hizo con la excusa de que era un Gobierno en funciones, cuando Vds. aprobaron 30 Reales Decretos con un gobierno en funciones. Esa historia no se la compra nadie” ha afirmado el senador.

Posteriormente, sacan un Estatuto peor que el borrador inicial que habían dado a conocer, explica Barreiro y “esto ocurre por falta de sensibilidad y voluntad política de resolver el problema y porque llegan al punto de utilizar la política industrial, como un instrumento de discriminación territorial”. Según explica, en el borrador del Estatuto se pasa de algo más de cien empresas, a más de doscientas, para terminar en 600 en el nuevo Estatuto.

“La diferencia está en empresas del País y porque había que pagar que el Sr. Sánchez siga sentado donde está sentado”.

“Vds. son capaces de crear, en el terreno industrial, una España asimétrica. Eso no se puede admitir, no pueden condenar a una provincia como Lugo a que desaparezca la única industria que existe en España de aluminio primario”, ha finalizado.