En este sentido, Bermúdez de Castro asegura que es posible que Puigdemont haya arruinado su carrera política y por eso pide que “no arruine la vida de los catalanes. Los españoles y catalanes tienen que tener una certeza y es que no se va a romper la unidad de España”. “El Gobierno no descarta las medidas contempladas en cualquiera de nuestros ordenamientos”, ha declarado.

En la entrevista, el secretario general del GPP en el Congreso destaca que es este “un acto fuera de la ley y de posibles delitos”, explicando a continuación que lo que se produjo en Cataluña, fue en primer lugar, una rebelión cívica donde una Cataluña moderada y abierta salió a la calle, perdiendo los separatistas el monopolio de la misma. En segundo lugar, afirma que “se ha caído un mantra de que en una Cataluña independiente se viviría mejor. Que se rifarían bancos y empresas por ir a Cataluña”. Añade que “en una Cataluña independiente habría menos riqueza y menos empleo, yendo a la ruina económica y social.

Así, y frente a las declaraciones de gente que exigía a Rajoy que actuara y metiera en la cárcel a Puigdemont, añade que “esa labor le corresponde a los jueces y la justicia terminará actuando. Si alguien comete un hecho delictivo pagará por ello, no lo dude”.

El también diputado popular por en las Cortes Generales, ha querido defender las palabras vertidas ayer por el vicesecretario de comunicación, , durante una rueda de prensa, recordando que “el Sr. Companys declaro la nación catalana dentro de la República española en 1934 y fue juzgado por un tribunal democrático, siendo condenado por un delito de rebelión a 30 años de reclusión e inhabilitación absoluta”.