La secretaria general del (PPCV), , ha animado a todos los miembros del PPCV a “dar la batalla” para “evitar que el germen del nacionalismo catalán no frutifique ni se arraige en la Comunitat Valenciana” porque hoy nuestra tierra “es un muro de contención ante ese nacionalismo que hace de la educación un instrumento para transformar la sociedad”.

“El Consell del PSPV y Compromis ha sembrado en la Comunitat la semilla nacionalista que comenzó en Cataluña y que quieren que continue en a través de una herramienta como es la educación”, ha denunciado.

Bonig se ha manifestado en estos términos durante su intervención en la Convención que el PP celebra en bajo el lema ‘Contigo crece España’ donde ha defendido que “el PP es el único que partido que tiene un proyecto para España, el único partido que sabe gestionar el presnete para ofrecer el mejor futuro”.

Según ha explicado, el problema de la Comunitat es el PSPV y Puig “que no tiene clara cual es la idea de España y el papel que juega la Comunitat Valenciana dentro de España ya que prefiere a los nacionalistas a los constitucionalistas”.

Así, ha señalado que el PP en su programa electoral “no va a ser ni cobarde ni nos vamos a poner de perfil, libertad absoluta de los padres a la hora de elegir el centro al que llevar a sus hijos y a la hora de elegir la lengua vehicular en la que quieren que estudien”, ha señalado y ha añadido que con el PP uno de cada cinco colegios darán el 80% de sus asignaturas en inglés.

En este contexto, dode ha agradecido la gran presencia de la delegación valenciana, ha recordado que el PPCV ha trabajado durante estos años para plantarle batalla ideológica a la izquierda en la Comunitat Valenciana, una batalla “en la que siempre hemos estado solos, porque hemos sido el único partido que ha denunciado el sectarismo, la imposición y el único que le ha plantado cara a PSPV y Compromís”.

Bonig ha señalado que mientras el PP ha sido siempre un partido que ha trabajado por unir a la sociedad entorno a un proyecto común, PSPV y Compromís “han vuelto a dividir y a enfrentar a la sociedad en un tema tan crucial como es la libertad de los valencianos”. La Comunitat Valenciana, ha recordado, siempre ha sido una tierra de encuentro, acogedora, exportadora, de recepción, pero ahora “todo es división”.

Por ello, ha indicado que “nuestras propuestas son arriesgadas y reformistas” porque “creemos en la libertad de los padres a la hora de elegir al educación y la lengua en la que quieren que estudien sus hijos”. “Nunca el valenciano ha sido un instrumento de confrontación, jamás lo ha sido y nunca lo será, lo és solo para el PSPV y Compromís porque son incapaces de unir”.

Para ellos, ha añadido, “ese nacionalismo empieza en la defensa de lo suyo y acaba en un sentimiento de odio y rencor hacia un enemigo exterior al que culpar tu falta de proyecto y de gestión”.

Por ello, ha señalado que el PP “seguirá dando la batalla” no solo para conseguir que los valencianos paguen menos impuestos y mejore la situación económica y social en la Comunitat, sino para “evitar que ese germen se arraige en la Comunitat”.

“La batalla no es fácil, es idiológica y hay que darla, hay que estar presente, porque la inmensa mayoría de la gente esta con nosotros y con nuestro proyecto”.