El gobierno del PP lleva varias legislaturas sin dotar la ley de Dependencia con suficiencia. La secretaria de Sanidad y Consumo, , denuncia que los PGE son absolutamente insuficientes: hay 345 millones de euros menos que en 2011.

La dependencia es otro de los edificios sociales que el PP ha ido demoliendo en cada proyecto presupuestario. En el proyecto de 2018, nada nuevo, desgraciadamente. La partida es insuficiente. De hecho, en los presupuestos de este año hay 345 millones de euros menos que en 2011. Es más, la desidia política del gobierno hacia las necesidades de las personas dependientes hace que se han dejado de ejecutar 49 millones de euros del presupuesto del año pasado. De esta manera, denuncia Luisa Carcedo, “las personas en situación de dependencia no están recibiendo ni recibirán los servicios, aunque tengan reconocido el derecho y su nivel de dependencia”.

Para Carcedo, “el PP desatiende la financiación de la ley de Dependencia” y pone el siguiente ejemplo: cada día, 10 personas mueren sin haber recibido la prestación a la que tienen derecho. La responsable socialista recuerda que existen en nuestro país 300.000 personas en lista de espera, más de 180.000 cuidadoras no profesionales han perdido las cotizaciones a la Seguridad Social y la financiación del Estado representa menos del 20% del coste del sistema.

Durante todos estos años, las fuerzas políticas y las organizaciones sociales han venido denunciando que el abandono por parte del Gobierno a las personas en situación de dependencia supone una de las manifestaciones más evidentes de falta de sensibilidad social, de ausencia de compromiso con la ciudadanía y de desmantelamiento del Estado de Bienestar.