​La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, ha criticado a los que niegan la violencia de género y la necesidad de las políticas de igualdad entre hombres y mujeres: “Es una posición radical que está fuera de los principios democráticos, porque no se puede negar los problemas reales de la mitad de la población en cualquier sociedad avanzada “, ha señalado.

Calvo, que ha intervenido en la presentación del V Plan de Igualdad del Ayuntamiento de Granada, ha querido lanzar un mensaje de “tranquilidad” a la “convivencia de los españoles”, un mensaje “que pasa por la garantía de las políticas de igualdad de género y por la defensa cerrada de la seguridad de las mujeres”, ha enfatizado.

“La política existe para garantizar la convivencia, para resolver problemas y no para retroceder. Encarnamos valores que son más perecederos, más universales y más importantes que las pequeñas peleas por el reparto electoral, donde algunos tienen las miras muy cortas”, ha insistido la vicepresidenta.

Carmen Calvo, que ha felicitado al alcalde de Granada por un plan municipal de igualdad que es “fruto de la realidad, la experiencia y el feminismo”, ha recordado que “si el 83 por ciento de la violencia que se ejerce en las relaciones personales es contra las mujeres es porque existe la violencia de género”.

“Es un goteo constante y si alguien pretende que retrocedamos siglos y que no llamemos a las cosas por su nombre, se está equivocando porque la realidad se levanta cada día”, ha señalado la vicepresidenta. “El debate está en cuantas normas, instrumentos, recursos y esfuerzos ponemos para que esto acabe, nada más”, ha añadido.

Calvo ha valorado que, frente a las posturas que niegan la realidad y que quieren “llevarnos a una isla extraña de machismo cultural”, está la lucha de todas las mujeres y hombres demócratas.

La intervención de la vicepresidenta se enmarca en una visita institucional a Granada en la que también ha entregado el X Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija” a Mariluz Escribano.