El vicesecretario de Comunicación del , , ha asegurado hoy que, después de un año de la celebración de las elecciones generales, “el Gobierno sigue adelante con tranquilidad, porque no hay alternativa política al PP en España”.

En la rueda de prensa posterior al , Casado ha incidido en la necesidad de seguir haciendo esfuerzos para dialogar y pactar, porque el PP no es un partido aislado, sino que demuestra que es capaz de gobernar en minoría. A su juicio, la imagen de España fuera de nuestro país “es magnífica y tenemos que trabajar para que exista también dentro”.

El dirigente popular ha recordado además que en los próximos años “vamos a trabajar en un contexto económico favorable”, tal y como reflejan todos los indicadores nacionales e internacionales, y ha advertido que a partir del próximo mes de septiembre, el PP debe empezar a trabajar para ganar las elecciones de 2019, una vez han concluido los congresos regionales y provinciales del partido.

Precisamente en el primer aniversario de las elecciones de junio de 2106, Pablo Casado ha resumido la gestión del como una “gran labor”, a pesar de las dificultades que entraña tener 137 escaños, después de haber ganado unas elecciones con 800.000 votos más que los anteriores comicios de diciembre de 2015.

EL DESAFÍO SECESIONISTA NO SE VA A CONSUMAR

En el transcurso de la rueda de prensa, Pablo Casado ha revelado que ha enviado un mensaje de tranquilidad sobre el proceso independentista en Cataluña, “porque el Gobierno sabe cuál es su responsabilidad, sabe lo que tiene que hacer y lo está haciendo”. Por ello, ha enfatizado el presidente del Gobierno y del PP, “que a nadie le quepa duda de que este desafío no se va a consumar”.

En este sentido, ha recordado que el apoyo social a este proceso está cayendo y el apoyo internacional ha sido un “auténtico fracaso”, porque los funcionarios se niegan a colaborar y ya se empieza a reclutar a voluntarios, cuestión que nos retrotrae a lo ocurrido el 9-N.

COMPETICIÓN DE EXTREMISMO BENEFICIA A LOS ANTISISTEMA

En relación a la moción de censura fallida contra el presidente del Gobierno presentada por Podemos, Rajoy ha dicho en el transcurso de su intervención que ha demostrado que “no hay alternativa mínimamente creíble al PP”, porque quienes la presentaban no tenían nada sensato que ofrecer en concepto de democracia, libertades, Estado de Derecho y separación de poderes.

En su opinión, “no tienen un proyecto homologable a ningún país europeo ni alternativa económica, están solo con insultos, descalificaciones, topicazos, nada más allá de propaganda”, por lo que necesitan imperiosamente “que todo vaya imperiosamente mal. Nacieron con la crisis, pero la crisis se acaba y algunos se agarran a la corrupción, repetir lo mismo y sacar casos de hace 30 años”.

“Las derivadas que hemos visto a este populismo radical y extremista tienen que ver con el último . Estamos viendo que están en competición sobre si son más extremistas que el original o si el sucedáneo insulta más o entorpece más la estabilidad política y económica del Gobierno”, ha explicado.

En este contexto, ha explicado Pablo Casado, la competición para ver quién es más extremista “solo beneficia a los antisistema”, quien ha recordado que en el PP “fuimos escrupulosamente respetuosos con el proceso interno del ”, partido con el que Rajoy le gustaría tener unas relaciones normales.

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Sobre la comisión de investigación relativa a la financiación de partidos políticos en el , Casado ha lamentado que la oposición solo quiera hablar del pasado, motivo por el que Rajoy ha advertido que “nosotros hablaremos del futuro”.

A su juicio, no es normal que una comisión parlamentaria no fije tiempo, ámbito territorial ni objeto de la investigación, porque no aporta nada contra la corrupción, demostrando así que el único objetivo es un “desgaste partidista del Gobierno, que ya tiene las conclusiones redactadas y les da igual lo que digan los comparecientes porque intentan hacer una causa general contra el PP”.