Dolores González Ruiz, o como la conocíamos, Lola, era una de las supervivientes de Atocha, junto con mi padre y dos compañeros más y . En aquel atentado murieron cuatro abogados y un sindicalista.

Cuando era joven, en 1969, la policía franquista mató a su novio y ocho años después, el 24 de enero de 1977 en el atentado de Atocha, mataron a su marido y ella quedó gravemente herida… En aquella fecha Lola tenía 31 años.

Lola representa o representaba como nadie todo el sufrimiento de una generación que decidió plantar cara a la dictadura franquista y que pagó cara su osadía… Su vida nunca ha sido fácil… Me da, nos da, una pena inmensa…

Siempre estarás con nosotros en nuestra memoria y en nuestros corazones.

Espero, esperamos, que por fin puedas descansar.

¡¡ Hasta siempre Lola!!

, CCOO de Madrid y Fundación Abogados de Atocha