Le ha entregado el galardón el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz- Huerta, que ha destacado la sencillez de Mujica y su compromiso con los valores de la paz, la justicia y la libertad, que encarnaron los de Atocha.

Por su parte, el secretario general de CCOO, , ha calificado el acto como “emotivo” y de “gran importancia para CCOO”, sindicato honrado con la presencia de Mujica, “un referente político, ético e intelectual en América Latina y fuera”, así como un ejemplo de sencillez, un valor que la izquierda no puede perder de vista. Aprovechando la entrega del premio que recuerda cada año a los Abogados de Atocha, el secretario general de CCOO ha vuelto a reivindicar la importancia de la memoria histórica.

Tras recibir el premio, que no es otra cosa que una reproducción de El Abrazo, de , no se han hecho esperar más las palabras de Pepe Mujica, que se ha definido a sí mismo como “un viejo luchador”, que sigue aprendiendo y que pertenece a un grupo de gente que con una fe incombustible creía que era posible cambiar el mundo. El ex presidente ha explicado que el hombre no puede perder ni esa fe ni esa esperanza, que son las que nos ayudan en el camino. Ha hecho hincapié varias veces Mujica en la importancia del pensamiento de las personas, porque allí, como en su cultura, es donde se encuentran las revoluciones. Y ha reivindicado también Mujica la importancia de la sociedad y de la solidaridad intergeneracional frente a la soledad, recordando que “los derechos hay que arrancarlos y para eso hay que organizarse colectivamente”.

Buena parte de su discurso la ha dedicado el uruguayo a denunciar el crecimiento continuado del consumo en masa, una lógica que está dando lugar a un “holocausto ecológico” cuyas consecuencias se conocen “desde hace 30 años”. Un “camino al desastre” que se mantiene por “impotencia política” y por “estupidez”. La “esclavitud del mercado” es para Mujica la “nueva religión contemporánea”, y frente a ella ha reivindicado la libertad, una palabra que ha citado en varias ocasiones y cuyo ejercicio es posible siendo capaces de controlar nuestras cabezas y nuestras conductas.

En nombre de la Fundación Abogados de Atocha ha presentado el acto su director, , que recordado que los premios anuales que concede la misma reconocen a quienes luchan por la paz, la justicia, la democracia y la libertad.