Dicho esto, ha negado que el jefe del Ejecutivo, , diera por hecho en su rueda de prensa del miércoles el acuerdo con ERC al asegurar que se situará “dentro de la Constitución y de la legalidad”, en una expresión que molestó al partido independentista.

En la rueda posterior al , Celaá no ha querido valorar la reacción de ERC, pero sí ha indicado que en toda negociación se requieren dos cosas: “voluntad” para sacarla adelante y conocer los “límites” de la otra parte.

La ministra de Educación en funciones ha rehusado en varias ocasiones informar acerca de la evolución de esas conversaciones que están pilotando el PSOE y ERC, cuyas delegaciones volverán a verse el próximo martes en .

La abstención de los 13 diputados de ERC es imprescindible para que prospere la investidura de Pedro Sánchez en segunda votación, donde tan sólo se requiere reunir más votos a favor que en contra.

Celaá tampoco ha querido opinar sobre la visita de los líderes sindicales de UGT y Comisiones Obreras al presidente de ERC en prisión, , más allá de señalar que “son libres de hacerlo”.

Ni tan siquiera ha estimado cuánto tiempo podría pasar desde la ronda de consultas que abra el Rey para designar a Sánchez candidato oficial a la investidura hasta que éste se celebre, indicando que se trata de unos tiempos que el propio candidato “habrá de medir”. En cualquier caso, ha subrayado que “lo más fundamental para España” es tener Gobierno “cuanto antes”.