La Comisión de Economía ha aprobado este martes una proposición no de ley (PNL) del Grupo Parlamentario Ciudadanos (Cs) para garantizar una verdadera segunda oportunidad a particulares y familias declarados insolventes tras haber intentado emprender. De este modo, autónomos y pymes se verán favorecidos por un marco más beneficioso y no condenados a la muerte civil por haberles salido mal un primer intento de trabajar por cuenta propia.

“Nuestros emprendedores, autónomos y pequeños negocios no quieren que les den subvenciones o ayudas; lo que quieren es que no les pongan palos en las ruedas, que no se lo pongan más difícil”, ha remarcado , diputado de Cs encargado de defender la iniciativa.

Gracias al partido liberal, el Congreso ha acordado exigir al Gobierno que desarrolle, en el plazo de seis meses, una reforma de la ley de segunda oportunidad para que las deudas contraídas por los emprendedores con Hacienda y la Seguridad Social no queden fuera de acuerdos extrajudiciales de pagos o para que los deudores más vulnerables puedan cancelar sus deudas mediante la dación en pago de su vivienda habitual.

“Para Ciudadanos es una prioridad ponérselo fácil” a este colectivo, ha concluido Gómez, como también se ha puesto de manifiesto con el impulso de la ley de lucha contra la morosidad o la mejora del régimen de los autónomos. Tan importante es “ayudar a que ninguna empresa y ningún autónomo caiga”, ha añadido, como asistir a “aquel que se ha caído para que se pueda levantar” y no se vea abocado a la “muerte civil”.