La Comisión Especial de Estudio sobre la Evolución Demográfica se ha puesto en marcha hoy en el , tras su aprobación en el pleno el pasado 30 de noviembre de 2016.

La iniciativa partió del Grupo Parlamentario Popular y contó con el apoyo del resto de fuerzas parlamentarias, con la excepción de Podemos.

El recién elegido presidente de la Comisión, Ignacio Cosidó, ha querido agradecer en su primera intervención la confianza unánime de la Comisión en la elección de la Mesa. El propósito de la Comisión es analizar temas de gran relevancia para el futuro de España como el envejecimiento de la población, las políticas de igualdad, de familia, sanitarias y todas aquellas que aseguren un futuro sostenible y mejor calidad de vida para los españoles.

El senador popular ha señalado que la primera tarea de esta Comisión será la elaboración de un informe que pueda ser útil en la definición de la Estrategia de Demografía que el Gobierno se comprometió a aprobar este año, en la reciente Conferencia de Presidentes celebrada en el Senado. Además, ha indicado que este informe debe ser trasversal, abierto a la sociedad y lograr el mayor grado de consenso posible entre todos los grupos políticos.

Cosidó ha asegurado que la demografía es uno de los grandes desafíos que tiene España en su conjunto y que, a través de esta Comisión, el Senado puede contribuir a situarlo en el centro de la agenda política y aportar soluciones, “que no serán fáciles, ni se resolverán a corto plazo, pero van a contribuir a invertir una tendencia demográfica, que no solo compromete el futuro de nuestro Estado del Bienestar sino la propia supervivencia de nuestra sociedad”.

Por último, el presidente de la Comisión ha manifestado que, como senador designado por las Cortes de y , siente un compromiso especial por una cuestión que en su comunidad autónoma se sufre con especial intensidad y sobre la que en Castilla y León se lleva muchos años trabajando.

El portavoz del GPP en la Comisión, , ha manifestado su satisfacción porque se haya creado una comisión “que no es de debate político ni de imposición de ideas”. En su opinión, la evolución demográfica “es un problema de todos y la solución la tenemos que dar entre todos”.

Clemente ha asegurado que la demografía es un problema “presente y futuro” y es necesario abordar aspectos como el descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional; también es preciso estudiar la canalización de los flujos migratorios, los movimientos de población del medio rural al urbano.

El senador valenciano considera que el descenso de la natalidad es el principal problema que afecta a la sostenibilidad del sistema. “España tienen uno de los índices de nacimientos más bajos de Europa, que se suma a que la maternidad es cada vez es más tardía y hay que abordar políticas que ofrezcan ayudas a la natalidad”, ha destacado.