Durante su visita a la provincia de Almería, que se inició la víspera tras recorrer el puerto de , hizo una valoración conjunta del nuevo reglamento por el que se “establece la organización común de mercados en el sector de los productos de la pesca y la acuicultura”. El portavoz popular ha resaltado las orientaciones incorporadas en las medidas que podrán aplicar las organizaciones de productores, que son complementarias a las propias, como la canalización de la oferta y la comercialización de los productos de sus asociados.

La política que viene desarrollando el de ejercer un control estricto de la actividad pesquera “ha tenido sus efectos positivos al recuperar España la credibilidad perdida en las instituciones comunitarias y organizaciones internacionales”. En este sentido, aparte del control y la adopción de medidas para garantizar que la actividad de sus miembros cumplen las normas establecidas, las organizaciones de productores podrán desarrollar una planificación y gestión de la actividades de pesca de sus miembros, así como el aprovechamiento del máximo de las capturas no deseadas, “aspectos estos muy en consonancia con mejorar la sostenibilidad de los recursos”.

Para hacer frente a los gastos por la participación de las organizaciones pesqueras en estas tareas, el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, recordó García Díez, “permite destinar financiación para estas acciones, que debe ser aprovechada por el sector al igual que el resto de medidas que contemplan la aplicación del fondo comunitario”.

Los representantes de ambas asociaciones solicitaron colaboración para que se pudiera modificar el reglamento de medidas técnicas del , que todos los estudios realizados precisan que sus contenidos no se ajustan a la diversidad geográfica que presenta el litoral Mediterráneo y que la utilización del torzal impuesto en el copo de los arrastreros es causa de deterioro de parte del pescado capturado.

Desde la Organización de Productores de Almería se trasladó que no es razonable que toda la costa de Almería tenga que ser “lugar de importancia comunitaria” (LIC) para formar parte de la Red Natura 2000, lo que supeditaría en un futuro la pesca en las “zonas de especial protección” (ZEC)

De igual manera, solicitaron que la administraciones deben ser pacientes y muy sensibles a la situación que se presenta en la aplicación de la nueva PPC, con la idea de solicitar un estudio con cargo a la FEMP para valorar la aplicación del amplio conjunto de medidas que contiene el reglamento y que permita conocer cómo resolver el tema de la descargas de todas las capturas para que pueda ser aceptado por la Secretaria General de Pesca Marítima.

Tanto García Díez como Caicedo coincidieron en señalar “lo razonable” de esta petición.