El continúa preocupado por la situación en la que se encuentra Nicaragua y reafirma la imperiosa necesidad de poner fin a la violencia, garantizar las libertades de reunión y expresión, y esclarecer, con apoyo de la CIDH y desde el acompañamiento a las familias de las víctimas, las muertes acaecidas hasta el momento, España anima, igualmente, al Gobierno y al resto de actores a hacer que el Diálogo Nacional sea inclusivo, constructivo, y respetuoso para que permita poner en marcha las reformas necesarias para que Nicaragua encuentre una solución efectiva a esta crisis, y reitera su disposición para colaborar en ello.

El Gobierno de España quiere destacar los esfuerzos que está desplegando la Iglesia Católica de Nicaragua para procurar una solución a través del diálogo.