​Damos la bienvenida a la participación del primer ministro en esta ministerial. Saludamos su liderazgo y la decisión del (CP) de liberar Sirte de Daesh y de dar seguridad al país frente a otros grupos terroristas. Reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo libio y expresamos nuestra simpatía por aquéllos que han perdido sus vidas en la lucha contra el terrorismo. También saludamos los esfuerzos contra los grupos terroristas reconocidos como tales por Naciones Unidas en otras partes de Libia, incluyendo , y nos comprometemos a proseguir colectivamente esos esfuerzos. Instamos a todos los libios a unirse en la lucha contra el terrorismo.

Reiteramos nuestro apoyo al acuerdo político de Libia () firmado en , Marruecos, el 17 de diciembre de 2015, y a su cumplimiento, y al (GAN) como el único gobierno legítimo de Libia, según lo aprobado en las resoluciones 2259 y 2278 del . Apoyamos la preservación de la soberanía, la integridad territorial, la unidad y la cohesión nacional del pueblo libio. Los libios deben decidir su propio futuro sin injerencia extranjera.

Reafirmamos nuestro respaldo a los esfuerzos de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia dirigida por el Representante Especial del Secretario General para facilitar la aplicación del APL y en su labor de asistir al CP en su tratamiento de las crisis política, de seguridad, económica e institucional a las que se enfrenta el país. La comunidad internacional no proporcionará apoyo ni mantendrá contacto oficial con instituciones paralelas que se arroguen autoridad legítima sin estar previstas en el APL.

Instamos al Consejo Presidencial a que presente un nuevo gabinete para su aprobación por la Cámara de Representantes (CdR) como autoridad legislativa del estado, y a la CdR a que apoye la reconciliación nacional y organice sin demora una sesión con todos los miembros del parlamento y cumpla su deber de celebrar una votación libre y justa sobre la propuesta del nuevo gabinete y sobre la enmienda constitucional que permita incorporar el APL a la legislación libia. Reiteramos nuestro convencimiento de que todos los sectores de la sociedad de todas las regiones de Libia deben ocupar el lugar que les corresponde en el proceso político. Los esfuerzos para obstruir el progreso, incluso el buen funcionamiento de las instituciones previstas en el APL, pondrán aún más en peligro la seguridad y la estabilidad de Libia. Llamamos al GAN a trabajar con urgencia para restablecer los servicios esenciales, prestar ayuda humanitaria y crear las condiciones para el retorno seguro y digno de los desplazados internos y de los refugiados. Exhortamos al GAN a reanudar la producción de petróleo para fortalecer la economía de Libia en beneficio de todos los libios.

Dadas las recientes tensiones en diferentes partes del país, exhortamos a una desescalada completa y a evitar todo acto de provocación. Compartimos el deseo del pueblo libio de transformar Libia para que llegue a ser un estado seguro, democrático, próspero y unificado, donde prevalezcan la autoridad del estado y el estado de derecho. Esto sólo puede lograrse pacíficamente a través de un diálogo político inclusivo y la reconciliación nacional. Sólo unas fuerzas nacionales unificadas pueden garantizar realmente la seguridad y la defensa del país frente al terrorismo. Apreciamos los esfuerzos del CP por unificar las fuerzas militares profesionales, que incorporen a libios de todo el país, y por formar una Guardia Presidencial capaz y profesional para proteger al CP. Instamos a acelerar la unificación de las fuerzas militares de Libia bajo los auspicios del CP y de conformidad con el APL.

El GAN es el único destinatario legítimo de ayuda internacional en el ámbito de seguridad. Estamos dispuestos a responder a sus solicitudes de ayuda internacional para entrenar y equipar a las legítimas fuerzas militares y de seguridad libias en toda Libia, y a conceder las exenciones apropiadas al embargo de armas que le permitan adquirir el material letal necesario para oponerse a Daesh y a otros grupos terroristas designados como tales por Naciones Unidas. Apoyamos plenamente las peticiones del CP de ayuda en el ámbito de la seguridad para enfrentarse a Daesh y a otros grupos terroristas designados como tales por Naciones Unidas y para formar una fuerza de seguridad nacional unitaria. Seguimos comprometidos con la defensa del embargo de armas y elogiamos los esfuerzos de la EUNAVFOR Sophia para prevenir fletes ilícitos de armas en alta mar.

Apoyamos el cumplimiento del mandato del APL de mantener la infraestructura petrolera y la producción y la exportación de petróleo bajo el control exclusivo de la (NOC) bajo la autoridad del CP. Todos los ingresos petroleros generados por la NOC deben ser transferidos al (BCL), que debe poner los fondos a disposición del CP. Apoyamos el llamamiento del primer ministro Sarraj al diálogo para reducir las tensiones en la región conocida como la media luna petrolera y aplaudimos su liderazgo en este sentido. Damos la bienvenida a la reciente transferencia a la NOC de las instalaciones petroleras en esa región, así como a los planes para aumentar la producción y exportación de petróleo.

Subrayamos que las instituciones económicas nacionales de Libia, incluidas la NOC, el BCL, y la (AIL), deben funcionar en beneficio de todos los libios como se establece en el APL. El CP tiene la responsabilidad de preservar y proteger los recursos y el patrimonio de Libia en beneficio de todo el pueblo libio. El petróleo de Libia pertenece al pueblo libio.

Estamos comprometidos a trabajar con el CP en los planes de estabilización y reconstrucción de Sirte. Tomamos nota del reciente llamamiento humanitario de Naciones Unidas para Sirte y damos la bienvenida a contribuciones para su ejecución rápida y completa. Subrayamos la necesidad de la estabilización de todas las zonas liberadas del terrorismo sobre la base de los principios de inclusión y de protagonismo local. Instamos al CP a poner en marcha el Fondo de Reconstrucción de Bengasi. Damos la bienvenida a la creación del Fondo de Estabilización del PNUD. Expresamos nuestro agradecimiento por las primeras acciones del Fondo de Estabilización del PNUD para prestar asistencia a ciudades en todas las regiones de Libia. Subrayamos nuestro firme compromiso de proporcionar al GAN asistencia técnica y económica conforme a lo solicitado.

Durante el próximo año, el GAN debe preparar su sustitución pacífica por un gobierno libio no provisional y surgido de unas elecciones. Instamos enérgicamente a la Asamblea encargada de redactar la Constitución a completar su labor y a someter el proyecto de Constitución Libia a referéndum en 2017.

Encomiamos los continuos esfuerzos de los países vecinos en apoyo del proceso político dirigido por la . Hacemos hincapié en la importancia del apoyo regional para Libia y su transición democrática. En este contexto, tomamos nota de la decisión de la de nombrar un enviado especial para Libia y damos la bienvenida a su determinación de proseguir sus esfuerzos para hacer avanzar el APL en apoyo de una solución política. También damos la bienvenida a los esfuerzos de la Unión Africana y su Grupo de Contacto en este sentido.

Alemania, Arabia Saudí, Argelia, Canadá, Chad, China, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, España, los Estados Unidos, Francia, Italia, Jordania, Malta, Marruecos, Níger, Qatar, el Reino Unido, Rusia, Sudán, Túnez, Turquía, la Unión Europea, las Naciones Unidas, la Liga de los Estados Árabes y la Unión Africana.