​El Gobierno desea expresar, en nombre de los ciudadanos españoles, nuestro afecto y nuestras sentidas condolencias a los familiares y allegados de las víctimas de este acto criminal e infame, a sus compañeros del diario quiteño, al Gobierno y al hermano pueblo ecuatoriano.

Reiteramos nuestra plena disposición a cooperar con las autoridades de Ecuador en sus esfuerzos para que los responsables de estos actos sean sometidos a la justicia y para prevenir que vuelvan a producirse hechos similares.