El de Fuentealbilla se marchará a vivir su aventura en Japón una vez haya concluido la participación de la selección española en la Copa del Mundo 2018 de Rusia.

Andrés Iniesta es una simbología de España. Un hombre que a base de trabajo y humildad se ha ganado el respeto de prácticamente todos los aficionados al fútbol, no solo en este país, sino en el resto del mundo. Su marcha a Japón supondrá un punto y aparte en una carrera plagada de éxitos y títulos, todos ellos logrados tanto con el FC Barcelona, su único club hasta el momento, como con la selección española, con quien jugará sus últimos partidos antes de poner rumbo al Este asiático.

Por esta razón, parece que en esta Copa del Mundo 2018 de Rusia, más que nunca, es el momento de disfrutar de cada minuto que Iniesta esté sobre el campo, pues tardaremos mucho tiempo en volver a ver un jugador de unas características similares a él. Andrés es irrepetible y por ello conviene seguir en directo todo el fútbol a través de las retransmisiones en esta Copa del Mundo 2018, pudiendo ser este el último momento en que veamos al manchego con la camiseta de España.

Iniesta será titular en prácticamente todos los partidos de una selección que desde la llegada de Julen Lopetegui ha elevado considerablemente su rendimiento. De hecho, desde que el nuevo seleccionador cogiera las riendas del equipo, este aún no ha perdido. Por esa razón, entre otras muchas, la roja parte en ese grupo de favoritas para alzarse como campeona en Rusia, en el que sería la segunda Copa del Mundo en la historia de España.

Y es que, que mejor que devolverle al de Fuentealbilla el regalo que hizo a este país con su gol en 2010, en la que será su marcha a un fútbol menos competitivo y seguido como lo es el japonés. Este será otro aliciente más para muchos de los futbolistas que componen la roja, ayudar a Andrés para que su despedida sea la soñada, ganando la Copa del Mundo 2018.

Tanto el fútbol como el deporte en general le deben mucho a un genio con una humildad máxima, que ejemplifica a la perfección el fair play y el buen comportamiento dentro de un terreno de juego. Todo ello unido a la sencillez y elegancia de su juego, le ha valido para ser uno de los mejores jugadores del mundo en ciertos momentos de su carrera deportiva y un ejemplo a seguir para la gran mayoría de los niños y chavales que juegan en una posición similar a la suya.

Iniesta ya tuvo su gran despedida en el FC Barcelona, pues con un doblete cerró una temporada histórica para el club y para él. Pero es que, además de los dos títulos tuvo varios actos públicos y privados para agradecer todo lo que ha dado al equipo culé en esos años en los que ha formado parte de él. Ahora le toca tener lo mismo con la roja, pues ¿quién se lo merece más que el hombre que nos hizo campeones del mundo hace ocho años?