La ministra ha destacado los pasos hacia la integración europea en materia de Defensa que se han dado este año: “También se han acordado la capacidad permanente de planeamiento y conducción en el ámbito militar, que hace que la política de Defensa tenga un seguimiento en el tiempo”, el Fondo Europeo de Defensa y un Plan Especial de Acción en este ámbito.

Cospedal ha subrayado que la cooperación entre Unión Europea y la OTAN también están siendo objeto de estas reuniones. “En el pasado se habían producido muchas reticencias en este sentido, pues algunos lo consideraban duplicar esfuerzos, pero no se trata de duplicar, sino de que aprovechemos nuestras capacidades para trabajar juntos en las políticas que más importan a los ciudadanos europeos. A partir de ahora, las limitaciones que nos encontrábamos en el ámbito europeo de Defensa ya no las vamos a tener. Este paso es trascendental”.

“España, junto con Francia, Alemania e Italia, ha sido una de las grandes impulsoras de la PESCO”, destacó la ministra, que ha reconocido la labor de , la Alta Representante de para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, “cuyo papel ha sido determinante”.

La ministra ha afirmado, asimismo, que “la PESCO no va a englobar un número limitado de proyectos, sino tendrá un carácter inclusivo, es decir, los países podrán irse sumando a proyectos concretos”, y que “tendrá un ámbito muy abierto, para que todas las iniciativas que sean necesarias se puedan incorporar”.

España y la PESCO

Los principales compromisos que asume España al incorporarse a la PESCO son:

    1. Aumentar regularmente los presupuestos de defensa en términos reales para alcanzar los objetivos acordados.
  • Aumento sucesivo a medio plazo del gasto de inversión en defensa hasta el 20% de su gasto total en defensa.(objetivo de referencia colectivo).
  • Incrementar los proyectos de capacidades estratégicas de Defensa conjuntos y “colaborativos”.
  • Aumentar la proporción de los gastos dedicados a la investigación y la tecnología en materia de defensa para aproximarlos al 2% del gasto total en defensa (objetivo de referencia colectivo).
  • Establecimiento de una revisión periódica de estos compromisos.
  • Desempeñar un papel sustancial en el desarrollo de capacidades dentro de la UE, incluso en el marco de la Revisión Anual Coordinada de la Defensa (CARD), con el fin de garantizar la disponibilidad de las capacidades necesarias para alcanzar el nivel de ambición europeo.