En esta Cumbre se han cumplido los objetivos establecidos para llegar a la COP 24 de Polonia con un Programa de Trabajo definido y acordado entre todos los países que permita implementar los compromisos de París. La Cumbre del Clima de Bonn ha sido una cumbre importante para elaborar la letra pequeña del texto y poder así aplicar el Acuerdo de París. No tiene la visibilidad de París, dado su carácter técnico, pero sin lugar a dudas el éxito de Bonn es que se ha demostrado que la comunidad internacional sigue adelante con la agenda climática. En Bonn se ha continuado trabajando para construir el Acuerdo de Paris y no habido retroceso en ninguno de los temas tratados.

Esta cumbre tenía tres objetivos que se han cumplido: avanzar en el Programa de Trabajo del Acuerdo de París que tiene que estar finalizado en 2018; aprobar el diseño y las modalidades del Diálogo Facilitador (Diálogo de Talanoa), que se celebrará el próximo año; e impulsar la agenda de vulnerabilidad de la Presidencia de Fiyi para las poblaciones y estados que más sufren los impactos del cambio climático.

Durante esta Cumbre, , con el comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, , a la cabeza, ha jugado un papel instrumental y político clave para alcanzar los resultados obtenidos. España ha participado activamente en las negociaciones durante las dos semanas que ha durado la Conferencia.

Impulso a la acción climática

La delegación española ha estado encabezada por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y (MAPAMA), , y la secretaria de Estado de Medio Ambiente, , que han celebrado diversas reuniones, entre ellas, con el presidente del , con la Presidencia de la COP 23 o con la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC).

La ministra, además, ha presidido un nuevo encuentro de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático y ha participado en el tramo de alto nivel de la “Iniciativa 4 por mil”.