El regreso del asturiano a la selección debe servir para cimentar el bloque que ha dado la clasificación como cabeza de serie a la Roja o también estudiar las maneras de cómo penetrar una defensa muy poblada, como las que teóricamente nos esperarán en verano.

España viene de realizar tres campeonatos consecutivos muy malos. El Mundial del 2014, la Eurocopa del 2016 y el Mundial del 2018 han sido una auténtica desilusión para una afición que venía justamente de lo contrario, de ganar tres torneos seguidos entre 2008 y 2012, en la considerada época dorada del fútbol internacional en nuestro país: https://www.elespectador.com/especial-mundial-rusia-2018/la-epoca-dorada-de-la-seleccion-de-espana-comenzo-en-2008.

Por eso, en su regreso a la selección, Luis Enrique tendrá varios deberes que cumplir en los próximos meses si quiere recuperar el hambre de un equipo que ya ha superado el cambio generacional, pero que todavía no ha logrado hacer algo importante en uno de estos nombrados campeonatos.

Acertar con los jugadores seleccionados

Lo primero es continuar por la misma línea que él trazó en su día y que Robert Moreno siguió en las distintas convocatorias de la Roja desde la Copa del Mundo de Rusia. En esta hay un bloque común, entre los que se incluyen a los capitanes, los tres porteros y otros pesos pesados del vestuario, además de una cantidad de jugadores que apuntan seriamente a ser importantes desde esta misma Eurocopa 2020. Aquí se puede reseñar a Gerard Moreno o un Fabián Ruiz que se ha hecho con el puesto de titular indiscutible, como podemos leer en Mundo Deportivo: https://www.mundodeportivo.com/futbol/eurocopa/20191013/47950518726/fabian-tiene-las-llaves-de-la-seleccion.html.

Pero, al margen de quiénes serán los elegidos en las próximas listas de Luis Enrique, uno de los aspectos más importantes que se ha de trabajar en España es el cómo atacar las defensas pobladas que esperan atrás para salir a la contra. Este ha sido el gran problema que le ha costado sus últimas eliminaciones a la Roja en los torneos y por eso el seleccionador debe de dar con varias maneras tácticas que ayuden a romper ese tipo de estrategias.

Volver a mandar con el balón, pero creando peligro

Así nos pasó con Holanda y Chile en Brasil, con Croacia o Italia en Francia 2016 y con, Portugal, Irán y sobre todo Rusia en la Copa del Mundo del 2018. España domina, pero no sabe cómo mandar sin recibir peligro cuando el rival está atrás y a la vez crear ocasiones. Por lo que si logra superar ese apartado del juego se convertirá en una de las selecciones que más moverán durante la Eurocopa las apuestas en directo, las cuales se pueden consultar a través de este enlace: https://www.betfair.es/sport/inplay.

En definitiva, dos apartados que serán clave para comprobar si de verdad la España de Luis Enrique, ya clasificada como cabeza de serie y a la espera de conocer a sus futuros rivales (https://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20191119/471762456971/francia-portugal-espana-eurocopa-2020-sorteo.html), tendrá opciones de alcanzar las últimas eliminatorias de la Euro 2020. Las semifinales parecen un objetivo bastante alto para la Roja, aunque asequible si sigue jugando como ha demostrado en estos últimos encuentros y no como en anteriores campeonatos donde la debacle se veía venir desde el comienzo.