​En realidad, lo que aparece reflejado en el Boletín Oficial de Defensa en el día de hoy es una instrucción con rango de real decreto por el que se conceden condecoraciones a Oficiales Generales.

En relación al texto de la falsificación, hay que destacar que ni las unidades, terminología, abreviaturas empleadas y redacción de este tipo de instrucciones tiene nada que ver con las que utilizan este Ministerio y las Fuerzas Armadas.