​Defensa les otorga la razón y decide readmitirlas en el proceso selectivo del que fueron excluidas.

La decisión del Ministerio se enmarca en la línea fijada la semana pasada por la ministra para garantizar la igualdad de trato entre mujeres y hombres en lo que se refiere a los tatuajes visibles con el uniforme.

Defensa subraya así su firme compromiso con la igualdad de mujeres y hombres en los Ejércitos y, para ello, como ya se acordó, se modificarán las bases de las futuras convocatorias de oposiciones eliminando cualquier duda o margen de discrecionalidad por parte de los órganos de selección.

En concreto se introducirá un párrafo que indique expresamente que “los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares no serán visibles vistiendo el uniforme de las Fuerzas Armadas común para la mujer y el hombre”.