La ministra de Justicia, , ha recordado este lunes, en el acto de presentación del libro Derecho penal franquista y represión de la homosexualidad como estado peligroso, a los miles de homosexuales que fueron encarcelados durante la dictadura por su orientación sexual. La obra, escrita por el catedrático de Derecho Guillermo Portilla y editada por el , disecciona el entramado jurídico creado por el franquismo para perseguir la homosexualidad.

Delgado ha indicado que entre 4.000 y 5.000 personas fueron víctimas de la represión sistemática del régimen, refrendada por la aprobación de la Ley de vagos y maleantes el 15 de julio de 1954, que aseguraba que los homosexuales “ofenden la sana moral de nuestro país por el agravio que causan al acervo de buenas costumbres, fielmente mantenido en la sociedad española”.

Esta norma fue sustituida en 1970 por la Ley de peligrosidad social, abolida en 1995, que recogía penas de internamiento de hasta cinco años en cárceles o manicomios, Junto a esta ley, el Código Penal añadía el supuesto de ‘escándalo público’, que en la práctica se convirtió en arma legal para la represión de homosexuales y transexuales. Hubo que esperar hasta diciembre de 1978 a que el pusiera fin a la persecución de la homosexualidad en nuestro país, con la promulgación de la Constitución Española.

La titular de Justicia ha recordado que estas personas acusadas de escándalo público y peligrosidad social eran recluidas en módulos de presos comunes, sin la consideración de presos políticos, por lo que no pudieron beneficiarse de la Ley de Amnistía de 1977. Cuando recuperaban la libertad eran repudiados por su entorno familiar y convertidos en “apestados sociales”, sufriendo por ello terribles consecuencias en su dignidad y derechos fundamentales.

La ministra ha lamentado que, entre las víctimas del franquismo, los homosexuales, sobre todo, las lesbianas, “siguen siendo considerados como una clase de inferior categoría”. Una realidad que persiste en los ataques homófobos que todavía a día de hoy se producen, como ha recordado Delgado, quien ha pedido “ni un paso atrás en los derechos que hemos adquirido”.

Durante la presentación del libro Derecho penal franquista y represión de la homosexualidad como estado peligroso, la ministra ha estado acompañada de su autor, Guillermo Portilla; el director del , ; los escritores , y , así como la editora Mili Hernández.