Un total de 6 de cada cien trabajadores ocupados perdieron su puesto de trabajo entre el primer trimestre de 2008 y el primero de 2009, de los cuales casi el 80% eran asalariados temporales. La mayoría de ellos han sido despidos individuales, aunque los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en ese periodo han crecido el 179,7%.

Es en la empresa privada donde se han producido mayoritariamente las extinciones de contrato y donde se ha registrado un descenso en la ocupación del 8,1%. Estos datos, recogidos en un informe elaborado por UGT, ponen de manifiesto, según , Secretario de Acción Sindical, el gravísimo ajuste de empleo que se está produciendo, fundamentalmente temporal, por lo que las pretendidas reformas de contratación y de abaratar el despido “lo único que producirían es precarizar más la situación de los trabajadores”.

UGT insiste en un cambio de modelo productivo, mejorar y ampliar la cobertura económica de las personas desempleadas y desarrollar medidas preventivas de reorganización del tiempo de trabajo, de cualificación y formación de los trabajadores, a través de la Negociación Colectiva, para evitar los despidos.

El perfil básico del trabajador que, entre el primer trimestre de 2008 al primer trimestre de 2009, ha perdido su puesto de trabajo es el de un asalariado temporal que trabaja en la empresa privada, fundamentalmente en los sectores de construcción e industria, que ha salido del mercado de trabajo a través de un despido individual, tramitado a través de los Servicios de Mediación y Arbitraje.

En ese periodo, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), perdieron su empleo 1.311.500 ocupados (un 6,4%), fundamentalmente en la empresa privada cuya ocupación cayó el 8,1%. De este total, el 79,6% eran asalariados temporales. Según un análisis sobre despidos en España realizado por UGT, esta tendencia podría continuar porque, aunque el número de asalariados indefinidos ha conseguido recuperarse en el primer trimestre de 2009, con un aumento de 63.400, los asalariados temporales han seguido descendiendo de forma continuada, por lo que 528.600 perdieron su empleo.

Los datos ponen de manifiesto que el mercado laboral, caracterizado por una alta temporalidad y precariedad en el empleo y por trabajos de bajo valor añadido, es la víctima de un ajuste por la crisis, cuando no ha sido su causa. El Secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, considera que, las voces que piden mayor flexibilidad en el mercado de trabajo, lo que pretenden es tener más facilidades para destruir empleo y de una manera más rápida y más barata, por lo que las pretendidas reformas de la contratación y de abaratamiento del despido lo único que producirían es precarizar más la actual situación de los trabajadores.

En este sentido precisa que “el empleo y su calidad está directamente vinculado al sistema productivo, un sistema productivo basado en baja cualificación y malos salarios produce que los empresarios, en una situación como la actual no se planteen conservar ese empleo porque no produce valor añadido”. Por tanto, UGT insiste en tres cuestiones “la necesidad de cambiar el modelo productivo, como venimos planteando a través del Diálogo Social, mejorar y ampliar la cobertura económica a las personas desempleadas que no la tienen y, en tercer lugar, es necesario desarrollar fórmulas de flexibilidad interna de las empresas, fórmulas negociadas, a través de los convenios colectivos, en las que se busquen medidas preventivas de reorganización del tiempo de trabajo, de cualificación y formación para que los trabajadores no tengan que pasar por la situación del despido”.

El informe realizado por UGT analiza la salida del mercado de trabajo a través de tres vías:

  1. Servicios de Mediación, Arbitraje y Conciliación

La salida del mercado de trabajo se ha canalizado fundamentalmente a través de despidos individuales gestionados a través de los servicios de Mediación, Arbitraje y Conciliación. En enero de 2009 se registraron 15.830 despidos, el 41,7% más que en enero de 2008 (11.741). Además han crecido un 70,4% los despidos en los que no ha habido acuerdo.

Por sectores, este tipo de despidos ha crecido más en la construcción, con una variación interanual del 56,2% y 3.690 trabajadores afectados, seguido por la industria, con un incremento del 38,3% y 3.821 trabajadores afectados. En el sector servicios, aunque se produce un menor incremento en el número de despidos, en enero de este año, es el que más despidos ha acumulado: 6.871 trabajadores.

  1. Expedientes de Regulación de Empleo

En enero de 2009 se produjeron 6.029 despidos colectivos, 52,3% más que en enero de 2008. Sin embargo, entre el primer trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009 aumentaron un 179,7 %. La mayor parte de los ERE, el 79% se han producido por extinción de la actividad o por rescisión de contratos de la empresa con otras empresas. El sector que más ha crecido entre ambos trimestres, en cuanto al número de trabajadores despedidos, ha sido la construcción con un incremento del 542%.

Durante el primer trimestre de 2009, el 58,8% de los despidos por ERE se debieron a causas económicas, seguidas del 35,3% de los casos debidos a causas organizativas o de producción. Por tamaños de empresa, el 30,4% de los trabajadores despedidos pertenecían a una empresa de entre 50 y 249 trabajadores, un 16,2% a empresas de 10 a 24 trabajadores y un 13,3% a empresa de 25 a 49 trabajadores.

  1. Asuntos Judiciales Sociales

Los asuntos resueltos, mediante proceso judicial, en el primer trimestre de 2009 se han incrementado en un 45,2% respecto al mismo trimestre del año anterior. Además, mientras los conflictos colectivos han descendido un 11,7%, los individuales han aumentado un 60,1%. De éstos, los asuntos resueltos en despidos han aumentado un 88%, alcanzando los 30.734 despidos en el primer trimestre de 2009. Los asuntos resueltos en despido que han resultado con sentencia favorable al trabajador ha crecido casi un 125%.