José Luis Rodríguez Zapatero acudió acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa, al igual que lo hicieron los dos ex Presidentes, y . El otro ex presidente de la democracia, Adolfo Suárez, no asistió a la ceremonia por motivos de salud, pero estuvo representado por su hijo, .

El presidente del Gobierno asistió el domingo pasado a la capilla ardiente, que se instaló en el Congreso de los Diputados, donde recordó la figura histórica de Leopoldo Calvo-Sotelo “cuyo mandato fue decisivo para consolidar nuestras libertades, nuestra democracia y nuestro Estado de Derecho”.