D​on y viajaron a encabezando la delegación española que asistió a la Misa Solemne de Canonización de Sus Santidades los Papas Juan XXIII y , que tuvo lugar en la Plaza de San Pedro el 27 de abril.

Los Reyes llegaron a Roma el sábado, 26 de abril, donde fueron recibidos por el Nuncio Apostólico de la Santa Sede en España, , el embajador de España en la República Italiana, , y el embajador de España ante la Santa Sede, .

Por la tarde, mantuvo un encuentro con Su Excelencia el Presidente de la República Italiana, Sr. , en el Palacio del Quirinal.

Posteriormente Sus Majestades asistieron a una cena en la ante la Santa Sede ofrecida por Don Juan Carlos y Doña con ocasión de la Canonización de Sus Santidades los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, donde estuvieron acompañados por los ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación, ; de , , e , .

A la cena asistieron también el embajador de España en la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Saénz de Buruaga; el embajador de España en , Javier Elorza, y varios representantes de la Iglesia Católica española y de la Curia vaticana, entre los que se encontraban el arzobispo de y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor , su vicepresidente, monseñor ; el secretario general y portavoz, Jose María Gil Tamayo y el cardenal arzobispo de , . A la misma, también asistieron el cardenal arzobispo emérito de , Carlos Amigo , el cardenal arzobispo de , Lluís Martínez Sistach; el cardenal arcipreste de la basílica romana de Santa María la Mayor, y Castelló, y el cardenal , así como el exdirector de la oficina de prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls y la vicepresidenta del , .

Don Juan Carlos dedicó unas palabras a los asistentes, en las que quiso destacar el “amor a España” de los próximos papas santos, Pablo XXIII y Juan Pablo II. Asímismo, elogió las figuras de estos, por su “amor a España y su compromiso con los fieles y ciudadanos españoles” y quiso rendir homenaje “a la memoria de aquellos pontífices, a su grandeza y a su santidad”.”El papa Juan XXIII, estuvo siempre atento a los signos de los tiempos” y calificó a España como “una sonrisa de Dios”.

De Juan Pablo II, el Rey afirmó que “no olvidaremos ninguna de las ocasiones que visitó España, en particular la imagen de su último viaje a nuestra patria y la memorable ocasión del encuentro con nuestros jóvenes en Cuatro Vientos, en Madrid” y destacó “su capacidad para conectar con la juventud, así como su fortaleza y abnegación”.

Para finalizar, Su Majestad se refirió al actual Papa Francisco, de quien dijo que desde que es pontífice “ha dado muestras de sensibilidad social, de cercanía con los más desfavorecidos y de conocimiento de la realidad internacional”.

El Rey recordó también al Papa emérito, Benedicto XVI, a quien quiso transmitir, junto con la reina, “un saludo lleno de cariño”.Posteriormente, los Reyes ofrecerán una cena en la Embajada de España ante la Santa Sede.

El domingo, 27 de abril, Don Juan Carlos y Doña Sofía asistieron a la Misa solemne de Canonización de Sus Santidades los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II que se celebró en la Plaza San Pedro, concelebrada por Sus Santidades los Papas Francisco y el emérito Benedicto XVI y que contó con numerosa presencia de autoridades civiles y eclesiásticas de todo el mundo. A su llegada a la Plaza de San Pedro fueron recibidos por el prefecto de la Casa Pontifica, el padre Georg Gänswein.

Finalizada la canonización, Sus Majestades los Reyes saludaron al Papa Francisco.

El lunes, 28 de abril, tras mantener un encuentro con el secretario de Estado del Vaticano, Monseñor Parolin, Don Juan Carlos y Doña Sofía serán recibidos en audiencia por Su Santidad el Papa Francisco.