​Se trata de un importante logro de dos países amigos que contribuirá a reforzar la estabilidad de la región y del continente europeo en su conjunto.

España, que mantiene un firme compromiso con el bienestar de la región y de sus ciudadanos, alienta a todas las partes a mantener los esfuerzos para conseguir la aplicación efectiva de este histórico acuerdo.