La derrota territorial no significa el fin de Daesh. Por ello, el insta a mantener el esfuerzo y la cooperación internacional. Daesh sigue siendo una amenaza y mantiene su capacidad para sembrar el terror. La comunidad internacional debe permanecer unida en la lucha contra esta lacra.

Finalmente, España desea realizar un llamamiento a la solidaridad internacional para la reconstrucción de las zonas que, hasta ahora, se encontraban bajo el criminal control del Daesh.