​El Gobierno hace un llamamiento a las autoridades israelíes para que pongan fin a la construcción de asentamientos por ser contrarios al Derecho Internacional y perjudicar la viabilidad de la solución de los dos estados para el conflicto entre Israel y Palestina.