​Con la destrucción del patrimonio histórico iraquí -que lo es también de toda la humanidad- con falsos pretextos religiosos Daesh no conseguirá borrar el recuerdo en la historia de una gran civilización constructora como la asiria, como de las otras que se desarrollaron en Mesopotamia que también han sido víctimas de su violencia sin sentido. Al contrario, será Daesh quien desaparecerá muy pronto en términos históricos sin dejar más huella de su paso que una pesadilla de destrucción y de brutalidad.

El reitera su solidaridad con el pueblo y las autoridades de Irak en su lucha contra la vesania terrorista y su confianza en que los responsables de estos crímenes de guerra responderán por ellos ante la justicia.

Asimismo el gobierno expresa su apoyo más firme a la acción internacional que la UNESCO está llevando a cabo con el fin de frenar esta acción deliberada de destrucción y para impulsar una estrategia concertada de respuesta a estas situaciones de emergencia cultural. A este respecto, España ha presentado una propuesta de decisión en el seno del , actualmente en curso, con el fin de reforzar el mandato de la UNESCO y sus responsabilidades de protección del patrimonio cultural en zonas de conflicto.