En particular, España lamenta profundamente el bombardeo sufrido por un hospital el pasado 29 de enero en Idlib (Siria). España recuerda la necesidad de que las partes cumplan plenamente las obligaciones dimanantes del derecho internacional, incluido el derecho internacional humanitario, que obliga a distinguir entre objetivos legítimos y aquellos que no lo son.

Por ello España reitera que la Comunidad Internacional debe seguir haciendo esfuerzos para lograr el desarrollo y cumplimiento efectivo de la Resolución 2286, incluida la adecuada atención a las víctimas y la investigación imparcial de estos actos.