Los autores de estos asaltos son agricultores y ganaderos franceses que, actuando con impunidad, ponen en riesgo la seguridad de los transportistas españoles. ​

Estos ataques constituyen una violación evidente de la reglamentación europea, que consagra la libre circulación de personas y mercancías en todo el territorio de la Unión. Asimismo, constituyen una intimidación inaceptable que afecta tanto a los productores y transportistas españoles como a los distribuidores franceses de sus mercancías.​

El Gobierno de España ha remitido a las autoridades francesas esta mañana una lista de los camiones que han sido objeto de los citados actos violentos, y ha solicitado que se le informe urgentemente de las medidas que el tiene previsto adoptar para poner fin a los ataques denunciados y sancionar a sus autores. Asimismo, el Gobierno ha hecho llegar la citada lista de camiones afectados a , y se han dirigido sendas comunicaciones a la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes (DG GROW) y a la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural (DG AGRI) de la Comisión Europea, en las que España ha expresado su preocupación por las medidas de promoción de consumo preferente de productos agroalimentarios y cárnicos franceses anunciadas en diversas declaracio​​nes recientes de las autoridades galas. Dichas medidas pueden considerarse medidas de efecto equivalente a restricciones cuantitativas al comercio intracomunitario.​