Estos dos años como miembro del máximo órgano ejecutivo de la organización universal han servido para renovar el compromiso de nuestro país con el multilateralismo, basado en el convencimiento de que los retos que enfrentamos hoy reclaman una acción concertada global. La presidencia española estará enfocada a la acción y a la consecución de objetivos concretos.

A lo largo del mes de diciembre, España buscará impulsar desde la presidencia del Consejo un ambicioso y amplio programa de trabajo que incluye tres iniciativas cuyo hilo conductor es la lucha contra el terrorismo, si bien abordada desde diferentes ángulos: cooperación judicial, no proliferación y lucha contra la trata de personas. En todos ellos intentaremos aprobar textos de referencia para la comunidad internacional.

En el ámbito de la cooperación judicial en materia de lucha contra el terrorismo, intentaremos dar un paso más a lo que ha sido la tarea desarrollada por España a lo largo de estos dos años, con reconocidos logros como el haber dado, por primera vez en el Consejo de Seguridad, voz a las víctimas del terrorismo. El ministro de Justicia, , presidirá el día 12 un debate de alto nivel sobre cooperación judicial, tomando como base los documentos aprobados en julio de 2015 en la reunión de sobre combatientes terroristas extranjeros y la Guía para la cooperación judicial internacional de 2010 del .

En materia de no proliferación, celebraremos un debate abierto que será presidido el día 15 por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, . Abordaremos la revisión del sistema actual de no proliferación de Naciones Unidas, con el objeto de adaptarlo a los nuevos desafíos, en especial al riesgo de que armas de destrucción masiva puedan caer en manos de organizaciones terroristas.

Por último, el 20 de diciembre organizaremos una sesión abierta, también de alto nivel, en materia de lucha contra la trata de personas en situaciones de conflicto desde sus diferentes perspectivas, en particular la perpetrada por grupos terroristas que la utilizan de manera sistemática, recurriendo a la violencia sexual contra mujeres y niñas.

Durante la presidencia, España seguirá buscando una solución al conflicto en Siria y mejorar la asistencia a la población, en nuestro papel de co-relatores del expediente humanitario en este país.

Están también previstas, entre otros temas, la renovación del mandato de UNSMIL en Libia y las consultas sobre Oriente Medio.

España ejercerá su presidencia de la manera más transparente posible y con un espíritu constructivo en favor de la paz y seguridad internacionales.