El subsecretario del Ministerio del Interior ha estado acompañado por el director general de Protección Civil y Emergencias, , y representantes de la General de la , de la Policía y de Tráfico del Ministerio del Interior; de la y de la General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de , y Medio Ambiente; del para Situaciones de Crisis de Presidencia de Gobierno; y de la y de la General de Política de Defensa del .

Medios estatales en apoyo de las Comunidades Autónomas

El Estado viene a complementar la acción que corresponde a las Comunidades autónomas en la extinción de incendios forestales y en la protección de personas y de bienes, en virtud de sus competencias en protección civil y gestión forestal.

En caso necesario, el Gobierno aporta los medios y recursos de titularidad estatal y podrá facilitar la incorporación de medios de otras administraciones, así como la ayuda internacional.

En este sentido, para este año, el Estado mantienen los mismos medios humanos y materiales que el año anterior. Dichos medios ya han estado interviniendo en los incendios forestales que han tenido lugar en los primeros meses del año.

  • El Ministerio del Interior colabora con las Comunidades autónomas mediante sus efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que realizan las tareas propias de prevención, investigación y extinción de incendios forestales.
  • Por su parte, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias lleva a cabo las actuaciones de información y coordinación de todos los órganos implicados.
  • Asimismo, los helicópteros de la Dirección General de Tráfico, prestan los servicios necesarios informando de la situación de las carreteras afectadas y las Fuerzas de Vigilancia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y los Centros de Gestión de Tráfico prestan apoyo operativo.
  • Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia del Ministerio de Defensa participan en las labores directas de extinción y en el apoyo operativo y logístico necesario. Este año, se mantiene el mismo número de efectivos que el año anterior, un total de 3.000, junto a los correspondientes medios materiales.
  • El , , a través de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, financia y coordina numerosos medios aéreos y terrestres, y realiza acciones de prevención y extinción de incendios. Igualmente, se mantienen los mismos medios que el año anterior.

13.542 hectáreas quemadas representan valores ligeramente superiores a la media de la década

Hasta el 1 de marzo, el número total de superficie forestal quemada asciende a 13.542 hectáreas. Este dato presenta valores ligeramente superiores a la media de la década, en lo que se refiere a superficie de matorral y monte abierto, mientras que la superficie arbolada se mantiene en valores inferiores a la media de la década.

Por su parte, el número total de siniestros, (incendios más conatos de incendios) es de 3.092. Esta cantidad representa un número muy superior al registrado los últimos años, especialmente debido al aumento de los incendios menores a una hectárea (conatos), con valores superiores a la media del decenio y similares a otros años con igual meteorología que el actual. Ello quiere decir que se ha efectuado un pronto ataque en la extinción de incendios.

Del total de incendios registrados, tan sólo 15 de ellos produjeron algún tipo de consecuencia leve sobre las personas o sus bienes.

En los primeros meses del año, medios estatales realizaron 254 intervenciones en 118 incendios, realizando 652 horas de vuelo. La Unidad Militar de Emergencias ha intervenido en 6 incendios.

De acuerdo con las investigaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el número de personas detenidas o imputadas por delitos relacionados con incendios forestales, a lo largo de los meses de enero y febrero, ha pasado de 14 el año pasado, a 51.

La prevención y la colaboración ciudadana son esenciales

Las condiciones de sequía meteorológica de estos últimos meses han incrementado el riesgo de incendios forestales, por lo que es conveniente adoptar las precauciones necesarias y seguir las recomendaciones.

La colaboración de los ciudadanos es esencial. Hay que extremar las precauciones en las tareas agrícolas relacionadas con el uso del fuego mediante quemas controladas de residuos vegetales, debidamente autorizadas por las administraciones locales y autonómicas correspondientes, y en la preparación de praderas para pastos.

Las medidas preventivas y la detección temprana de los focos de incendio contribuyen a evitar y, en su caso, paliar sus consecuencias.

En este sentido, se prevé reforzar las acciones de vigilancia, así como las acciones de información y sensibilización a la población, a través de los medios de comunicación, las campañas correspondientes y, en los casos que lo requieran, con la colaboración de la Dirección General de Tráfico, a través de sus paneles informativos.

Recomendaciones para prevenir incendios forestales

Recordar las siguientes recomendaciones para prevenir incendios forestales:

  • No encienda fuegos u hogueras en el monte y terrenos próximos, fuera de los lugares acondicionados y autorizados para ello.
  • Acampe en zonas autorizadas, puesto que éstas cuentan con medidas de protección frente a un posible incendio y es más fácil la evacuación.
  • Preste especial atención a la quema controlada de rastrojos en el campo y a los cigarrillos encendidos, basuras y, especialmente, las botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol. Extreme las precauciones en las labores agrícolas.
  • En caso de incendio, penetre en el monte o bosques sólo si conoce bien el terreno, las vías de comunicación y caminos. Vaya siempre por zonas de gran visibilidad.
  • Si descubre el fuego en su inicio, pisotee o sacuda con ramas verdes la base de las primeras llamas. Si en un tiempo breve no puede apagarlo, avise a los servicios de emergencia del 112, lo antes posible.
  • Preste especial atención a las normas de las respectivas Comunidades autónomas sobre prevención y alerta de incendios
  • Recuerde que la adopción de las oportunas medidas de autoprotección favorece su propia seguridad y la de los demás.