El Secretario de Empleo del PSOE, , se ha reunido hoy en la sede de Ferraz con representantes de FESMC-UGT para escuchar sus reivindicaciones en el marco de la renovación del convenio en la empresa pública Paradores.

Ferrer ha coincidido con los representantes sindicales en denunciar el bloqueo al que se ve sometida la negociación colectiva en las empresas públicas por parte del Gobierno, en una situación inaudita en la que el Ejecutivo realiza una “injerencia inaceptable en el desarrollo de la negociación colectiva”

En este sentido, Ferrer ha denunciado que “mientras los sindicatos y la dirección de Paradores muestran puntos en común para llegar a un acuerdo para un nuevo convenio colectivo, numerosos avances se ven frenados por la Comisión de Seguimiento de la Negociación Colectiva de las Empresas Publicas (CSNCEP)”.

Para el Secretario de Empleo socialista, esta situación es “reflejo del modelo de relaciones laborales que impulsa el Gobierno, desnaturalizando y restando peso a la negociación colectiva y, en el caso de las empresas públicas, aplicando criterios tecnocráticos por encima de lo acordado por los sindicatos y las direcciones de las empresas”.

Ferrer ha puesto como ejemplo el caso de Paradores al asegurar que “quienes mejor conocen la marcha de la empresa son los representantes de los trabajadores y la dirección de la empresa, y cuando tienen puntos en común, cuando pueden respaldar con un nuevo convenio la buena marcha de la empresa tras el durísimo ERE por el que ha atravesado, cuando las cifras de la empresa respaldan que se puedan dar mejores condiciones para los trabajadores (Paradores arrojó un beneficio de 4 millones de euros en 2015 y de 17’5 millones en 2016), es inaudito que sea el Gobierno el que boicotee ese acuerdo, minusvalorando la negociación colectiva y aplicando un criterio tecnocrático desde el desconocimiento de la realidad de la empresa”.

Ferrer ha destacado que “este boicot por parte del Gobierno está impidiendo que los trabajadores de Paradores recuperen derechos que les fueron suspendidos en 2012 alegando la crisis económica como motivo, derechos que sí están siendo repuestos a los demás empleados públicos”.

Ferrer ha anunciado al concluir la reunión que “el compromiso del PSOE con los trabajadores de Paradores se concretará por la vía parlamentaria, exigiendo al Gobierno que deje de poner trabas a las negociaciones entre la empresa pública y los representantes de los trabajadores”.