El secretario general del , , ha denunciado hoy que “lo más relevante que ha hecho la izquierda durante todos estos días, ha sido llamar a rodear un Parlamento, como es el ”, un Parlamento que ha sido democráticamente elegido. Así, ha lamentado que en la tribuna los partidos contra el pacto de Gobierno no están hablando de los problemas reales de los andaluces, como tampoco hablan de los problemas reales de los españoles en el resto de los parlamentos.

Así, ha advertido a “aquellos que han venido por parte del a rodear un parlamento democráticamente elegido que no guarden las pancartas, porque las van a necesitar en cuando Sánchez salga de La Moncloa y tome posesión como presidente del Gobierno”. En este sentido ha avisado a los que “llaman a salir a la calle en contra de un parlamento democráticamente elegido”, de que “el resultado a nivel nacional, cuando se convoquen las elecciones, les va a gustar tanto como el que les ha gustado el del parlamento de Andalucía”.

En declaraciones a los medios de comunicación durante su asistencia al debate de investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, ha explicado que el Partido Socialista no está en la calle por decisión propia, sino porque los ciudadanos de Andalucía les han echado de la Junta. “Lo han mandado a la calle, por tanto que se acostumbren a estar allí”.

COLABORACIÓN DE

Tras afirmar que no esperaba mucho de la intervención de Susana Díaz, si ha pedido a la presidenta del PSOE Andaluz que “moleste lo menos posible en este proceso de cambio que han iniciado los andaluces, que colabore lo máximo para que el cambio se haga lo más rápido posible y que el Partido Socialista, que lleva 36 años bloqueando Andalucía, hoy pida perdón por lo que ha hecho y deje paso a una nueva forma de hacer política, la que Juanma Moreno y el PP encarnan”.

Por último, García Egea se ha mostrado orgulloso de estar en política, porque es “una oportunidad de cambiar las cosas y servir a los ciudadanos” y ha destacado que la legislatura que empieza hoy en Andalucía “es una esperanza para miles de andaluces que tenían graves problemas de empleo, de futuro, de perspectivas”, y una esperanza para el resto de España de que en Andalucía empiece el cambio.