De hecho, en el proceso participativo de consulta pública, previo a la redacción del borrador del anteproyecto de ley, se han recibido un total de 328 propuestas, un número muy superior al de la consulta en otros países de nuestro entorno. Para la ministra, esto demuestra que el cambio climático preocupa a toda la sociedad española. Según ha recalcado, el cambio climático “es un reto que nos afecta a todos y por el que todos tenemos que trabajar de manera conjunta y coordinada”.

En este sentido, la ministra ha precisado que en la reciente Cumbre del Clima de Bonn se ha constatado “que vamos por el buen camino y que la senda de es la correcta”, aunque las circunstancias requieren una acción inmediata.

Precisamente, García Tejerina ha señalado que este Gobierno lleva mucho tiempo actuando, incorporando la dimensión climática en toda la legislación que desarrolla el conjunto de la Administración. En concreto, la ministra ha hecho hincapié en el impulso de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que pretende condesar y coordinar todos los esfuerzos de España para garantizar que la temperatura media global se mantenga por debajo de los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales.

Para cumplir con este objetivo, García Tejerina ha indicado que ha asumido el compromiso más exigente de todos los planteados, como es llegar a 2030 con un 40% menos de emisiones que en 1990, y a 2050 con emisiones entre un 80 y un 95 por ciento inferiores a las de dicho año.

En este contexto, García Tejerina ha subrayado que España “está cumpliendo con sus objetivos”. En particular, ha cumplido con los compromisos de Kioto I y estamos en la senda de cumplir con Kioto II. Además, España cumple sus objetivos de reducción de emisiones por encima de lo previsto, en concreto, un 10% más en los sectores difusos, superando a Alemania y Francia.

Ley de Cambio Climático y Transición Energética

Para reforzar estos resultados, la ministra ha señalado que con la Ley de Cambio Climático se busca establecer un marco institucional estable que asegure el cumplimiento de los objetivos europeos y permita realizar un seguimiento de nuestra evolución.

La ministra ha explicado que, una vez analizadas las aportaciones de la sociedad, habrá reuniones con los grupos políticos y se convocará el grupo de trabajo interministerial para elaborar el borrador de texto de la Ley. Posteriormente se convocará al , el órgano que facilita la participación de todos los agentes implicados en la elaboración y seguimiento de las políticas sobre cambio climático promovidas por el Estado.

Para García Tejerina, esta Ley de Cambio Climático y Transición Energética constituye un marco facilitador, a nivel nacional, que va a permitir canalizar la ambición de todos los actores implicados en esta materia. En este ámbito, la ministra entiende que los Estados desempeñan un papel fundamental a la hora de avanzar hacia una economía descarbonizada y se ha mostrado convencida de que España aprobará una Ley efectiva, justa y consensuada por todos.