“La estación depuradora contribuirá con su funcionamiento a satisfacer una de las principales demandas en materia de medio ambiente y calidad de nuestras aguas, dando respuesta a uno de los problemas más acuciantes que presentaba la ciudad de Vigo”, ha señalado la ministra, resaltado “la prioridad” que para este Gobierno constituye “la preservación y la mejora del medio ambiente”.

García Tejerina y han estado acompañados en el acto por el delegado del Gobierno en Galicia, ; por el alcalde de Vigo, ; por las consejeras de la Xunta de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y del Mar, y , respectivamente; por la presidenta de la Diputación de Pontevedra, ; y, por parte del Ministerio, por el secretario general de Pesca, Alberto Lopez Asenjo; por la directora general del Agua, ; y por la directora general de Acues, Aránzazu Vallejo.

Infraestructura puntera

La ministra ha explicado que con este proyecto, que podrá admitir caudales de hasta 12 metros cúbicos por segundo, se podrán tratar las aguas residuales de una población de hasta 800.000 habitantes-equivalentes “y evitará los alivios directos a la ría durante los episodios de tormenta”, consiguiendo así unas exigentes calidades de vertido acordes con los límites fijados por la normativa de .

La actuación de mejora del saneamiento de Vigo, que ha ejecutado el Ministerio a través de la sociedad estatal , ha incluido la construcción de un emisario de 3.798 metros que consta de dos tramos: el terrestre que va desde la EDAR de Lagares hasta la playa de Samil, y el submarino que va desde este último punto hasta lograr una profundidad media de vertido cercana a los 36 metros de profundidad así como los trabajos de ampliación de la acometida eléctrica para suministrar energía a la nueva instalación.

Se trata de un proyecto puntero, que ha integrado consideraciones paisajísticas y medioambientales en su diseño y construcción: así, para una mejor integración paisajista se ha soterrado una tercera parte de sus 60.000 metros cuadrados de extensión (lo que equivale a seis campos de fútbol).

La de Vigo se convierte además en la EDAR por biofiltración (que retira del agua residual la materia orgánica y nutrientes/nitrógeno en casi un 90%, así como la emisión de olores) más grande de España y una de las mayores de Europa. Este proceso se complementa con un tratamiento terciario para eliminar el fósforo y con una desinfección para eliminar los microorganismos, que son el principal problema de la ría, mejorando la calidad del agua. Además del terciario, la nueva instalación también incluye pretratamiento y tratamiento primario y secundario.

En las obras de esta infraestructura han trabajado directamente, durante cinco años, más de 500 personas (en los momentos punta) y de media 300 personas. En la explotación de la estación, además, trabajan 40 personas a turnos. Tras iniciarse las obras de la estación depuradora en 2012, ha superado un periodo de pruebas de funcionamiento y durante este año se ha desarrollado su proceso de puesta en marcha, que concluirá en mayo.

Inversiones hidráulicas en Galicia

García Tejerina ha remarcado el compromiso del con la preservación y mejora del medio ambiente y, en particular, con la mejora de la calidad de nuestras aguas, “en Galicia y en el resto de España”, y ha hecho hincapié en el “enorme esfuerzo inversor” para apoyar a las corporaciones locales para que presten los servicios públicos de saneamiento y depuración de aguas, en el ejercicio de sus competencias.

“Para darles un dato, las inversiones del Estado en materia de agua en Galicia han superado los 382 millones de euros desde 2012 a 2016”, ha apuntado la ministra, que ha destacado la importancia para el Gobierno de la política del agua, y en particular de la depuración.

Así, tras realizar una auditoría para conocer la situación real de la depuración en nuestro país y poder priorizar así las inversiones necesarias, el Gobierno puso en marcha una iniciativa (el Plan de Medidas para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia -Plan CRECE-) con unas inversiones en materia de depuración de 1.200 millones de euros para ejecutar aquellas actuaciones destinadas a conseguir que todos los municipios depuren adecuadamente, cumpliendo así los objetivos de la normativa comunitaria en cuanto al tratamiento de las aguas residuales urbanas.