​Para la ministra, se trata de una infraestructura fundamental para el desarrollo de esta zona y el futuro de todos sus habitantes. En concreto, estas obras garantizarán el abastecimiento de más de 800.000 habitantes de Zaragoza y su entorno, y consolidarán más de 100.000 hectáreas de regadío.

Además, permitirán reducir los efectos que puedan causar posibles riadas, evitando los problemas medioambientales y de seguridad que conllevan, y garantizará el caudal ecológico del río Aragón.

En relación con las obras, García Tejerina ha explicado que los trabajos de ejecución continúan a buen ritmo y alcanzan ya cerca del 90% del cuerpo de la presa. También ha indicado que la previsión es que la obra finalice en 2021.

La ministra ha detallado que se han instalado 400 puntos de control para garantizar la seguridad de las obras, que permiten conocer cómo responde esta infraestructura en todo momento. Además, se han situado 79 puntos de observación topográfica y 24 tubos inclinométricos, que tienen como única función vigilar los movimientos de la ladera derecha, realizándose lecturas semanales, lo que supone una periodicidad mayor de la necesaria.

En este contexto, cada semestre se realizan informes, disponibles para cualquier ciudadano en la página web de la .

Asimismo, García Tejerina ha apuntado que recientemente se han licitado las obras de acondicionamiento de la ladera derecha, que tienen por objeto la consolidación de la zona. Según ha precisado, todos los análisis realizados en esta ladera confirman que no existen movimientos significativos. Por lo tanto, la ministra ha recalcado que la seguridad del embalse de Yesa está garantizada.