El portavoz parlamentario de Izquierda Unida elige esta importante cuestión tras la reunión del pasado martes en dependencias parlamentarias entre representantes de las formaciones que integran el grupo de y portavoces de algunos de los más importantes ‘ayuntamientos del cambio’

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, , preguntará por primera vez al nuevo en la sesión de control en el Congreso al Ejecutivo del próximo miércoles, día 20. Garzón ha registrado esta tarde, como corresponde reglamentariamente, la cuestión que dirige a la ministra de Hacienda, , en relación a si “¿va a revisar el Gobierno la regla de gasto y las limitaciones presupuestarias que impiden a las administraciones públicas atender adecuadamente a la ciudadanía?”

El máximo responsable de Izquierda Unida ha elegido esta importante cuestión tras la reunión celebrada el pasado martes en dependencias parlamentarias entre representantes de las formaciones que integran el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos y portavoces de algunos de los más importantes ‘ayuntamientos del cambio’ -entre ellos , , , , A Coruña, , de Compostela y Rivas Vaciamadrid-, donde estuvo incluida una amplia representación de IU.

A la espera de la respuesta concreta que dé Montero, Alberto Garzón participa en la valoración ya expresada por Izquierda Unida -entre otros por su responsable federal de Políticas Económicas, Mato- en el sentido de que aunque entre esta formación y el PSOE existen “posiciones muy diferentes en el diagnóstico y las políticas económicas que se requieren para atender las necesidades de la mayoría social, estamos seguros de que se pueden acordar con el nuevo Ejecutivo muchos aspectos de las aspiraciones que persigue el municipalismo”.

La citada reunión del martes coincidió en el tiempo con la de la Comisión de Haciendas y Financiación Local de la y Provincias (FEMP), que analizó cómo lograr que desde La Moncloa se suavicen las normas en vigor sin aplicar un completo cambio.

La regla de gasto impide a las corporaciones locales invertir buena parte sus ahorros en servicios sociales aunque tengan las cuentas saneadas. Hasta ahora Hacienda sólo autoriza a que hagan un uso parcial de los ahorros del año anterior, siempre que los destinen a la denominada ‘inversión financieramente sostenible’, es decir, la que no genera gastos corrientes o que puede autofinanciarse en los años siguientes.

Los ayuntamientos acumulan más de 35.000 millones de euros en depósitos bancarios procedentes de los superávits acumulados en los cinco últimos ejercicios. Desde 2014 tienen la capacidad de destinar parte de estos ahorros a partidas para saneamiento, tratamiento de residuos, alumbrado o vías públicas.