El coordinador federal de IU advierte de que “más allá de la barbaridad que supone que un presidente del Gobierno declare en un juicio por corrupción, aunque sea en calidad de testigo”, lo más importante es constatar que “hay un problema estructural en nuestro país, que afecta desde el señor Pujol y sus estructuras, al señor Rajoy y sus estructuras”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, , ha criticado esta mañana que la decisión de de ofrecerse a declarar a través de plasma los próximos días 26 ó 27 de julio -en respuesta a la citación como testigo del tribunal de la que juzga la ‘trama Gürtel’, que salpica directamente al PP- evidencia cómo “hace todo lo posible para disminuir el impacto gravísimo para la democracia que tiene el que un presidente de Gobierno acuda como testigo en un caso de corrupción”. Garzón recordó con ironía cómo “esta estrategia coincide con la de , cuando acudió también a declarar y coincidió ‘casualmente’ también con la ‘Operación salida’ de los ciudadanos para iniciar sus vacaciones”.

El máximo responsable de IU respondía así a las preguntas de los periodistas durante la presentación en el patio del Congreso de la moción de censura registrada poco antes. Insistió en que “desde Izquierda Unida en particular, que hemos presentado diversas acciones judiciales ya desde los ‘Papeles de Bárcenas’ hasta la última querella contra el PP, entre otros presuntos delincuentes, constatamos esta ‘casualidad’ de que la cita que ha pedido el señor Rajoy coincida con la ‘Operación salida’ de muchos españoles y españolas que se van de vacaciones y que, por lo tanto, ‘casualmente’ tendrán menos información de lo que el señor Rajoy tenga que decir en un juicio”.

Garzón explicó que “más allá de la barbaridad que supone que un presidente del Gobierno declare en un juicio por corrupción, aunque sea en calidad de testigo”, lo más importante es poder constatar que “hay un problema estructural en nuestro país, que afecta desde el señor Pujol y sus estructuras, al señor Rajoy y sus estructuras”.

“Esto se ha visto muy claro -detalló- en la reciente operación en la que el se ha ausentado de pedir explicaciones sobre el ‘caso Palau’, beneficiando de esa forma a Convergencia, y Convergencia le ha devuelto el favor apoyando el decreto de la estiba y los Presupuestos Generales del Estado”.

contundente que “estamos ante una red inmensa de corrupción que opera con prácticas mafiosas, con un complejo cruce de intereses comunes que nosotros queremos desmantelar, así de sencillo”.

Vinculó este análisis con la moción de censura registrada esta misma mañana “que tiene como objetivo limpiar las estructuras institucionales de nuestro país, recuperar la democracia y poder tener, al final, un país en el que el presidente del Gobierno no acuda a declarar en un juicio por corrupción, aunque sea como testigo porque, sencillamente, tengamos presidentes o presidentas del Gobierno que no tengan ningún tipo de vinculación con la corrupción, algo que el señor Mariano Rajoy no puede decir”.