“La ley ‘antidedazos’ de Ciudadanos terminará con 40 años de abusos y politización de la gestión pública”, ha afirmado el portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos (GPCs), . “En España hay una cultura de patrimonialización de lo público y queremos acabar con ello”, ha recalcado.

Girauta ha subrayado, en la presentación de la ley de Profesionalización de la Alta Dirección de las Administraciones Públicas elaborada por la formación liberal, que la iniciativa “es un aviso de que la administración pública se gestiona y no se ocupa”. “El bipartidismo cree que puede sacar a los amigos del otro partido cuando le toca el turno para poner a los suyos”, ha espetado Girauta.

El portavoz de Cs en el Congreso ha subrayado precisamente que la ley de Cs quiere que “la alta dirección de las empresas públicas se profesionalice”. “Queremos más profesionales y menos directivos enchufados”, ha explicado. Por su parte, el portavoz de GPCs en la Comisión de Economía, , ha denunciado que “cada vez que hay cambio de Gobierno con el bipartidismo también hay colonización de las instituciones”.

En este sentido, Roldán ha explicado que la ley de Cs contempla la creación de una Autoridad Independiente de Integridad Pública que tendrá como misión “verificar el cumplimiento por la alta dirección (altos directivos y altos cargos) de todas las reglas de idoneidad, conflictos de intereses y de incompatibilidades, así como la de las puertas giratorias”.

La iniciativa elaborada por Cs, en concreto, establece que en todas las Administraciones Públicas se distinga, en el ámbito de la alta dirección, entre “nivel político (altos cargos) y el nivel profesional (altos directivos), para que en la alta dirección de todas las Administraciones haya más profesionales y menos políticos”.

Además, los altos cargos en la “quedan reducidos a los políticos (ministros, secretarios de Estado y secretarios generales)” y todos los demás cargos “serán considerados directivos”. En este sentido, “todos los altos directivos (los profesionales) deberán nombrarse por procedimientos abiertos y de concurrencia competitiva (concursos)” en base a méritos y capacidad.