A su llegada, la ministra fue recibida por el jefe de Estado Mayor del Ejército saliente, general de ejército , quien la acompañó al patio de armas. Un batallón del “Inmemorial del Rey” nº1 rindió los honores de ordenanza.

Acompañaban a la ministra el jefe de Estado Mayor , almirante general ; el secretario de Estado de Defensa, ; el subsecretario de Defensa, ; el secretario general de Defensa, almirante ; y los jefes de Estado Mayor y del , el almirante general , y el general del aire Francisco Javier Arnáiz respectivamente. Se da la circunstancia de que ambos harán entrega de sus cargos en sendas ceremonias que tendrán lugar en los cuarteles generales y del Ejército del Aire respectivamente.

El acto militar comenzó con la lectura del Real Decreto de nombramiento y a continuación el juramento y toma de mando del nuevo JEME. Por último, el general Domínguez Buj hizo entrega al general Varela de un bastón de mando, que simboliza el relevo. Para finalizar, el batallón de honores desfiló ante la ministra.

Después tuvo lugar la segunda mitad del acto en el salón de embajadores del Palacio de Buenavista, en el que los JEME saliente y entrante dirigieron sendas alocuciones a los presentes.

Para finalizar, la ministra tomó la palabra para agradecer al general Domínguez Buj sus servicios: “Por su liderazgo en estos años intensos, en una etapa complicada y exigente, en los que el Ejército de Tierra ha puesto en marcha su transformación y ha revisado su estructura orgánica para evolucionar hacia un Ejército más eficiente y resolutivo, todo ello sin perder de vista la importancia de la preparación como base del éxito y siempre atento a las necesidades del personal a tus órdenes. Le doy la enhorabuena por el rigor y la minuciosidad en su trabajo y le doy las gracias por su colaboración”.

Asimismo, la ministra dedicó unas palabras al general Varela, de quien dijo “posee las cualidades militares y experiencia profesional necesarias para afrontar los retos actuales. Desde que recibió su despacho de teniente en la en 1978 ha acumulado una gran experiencia, que le permite tener una visión completa, profunda y real de nuestro Ejército”.

Seguidamente, Cospedal hizo una semblanza recordando sus destinos, entre los que destacan las unidades de operaciones especiales o los mandos de la XIX Bandera de Operaciones Especiales de La Legión, la , las Fuerzas Ligeras o la Fuerza Terrestre. “Una trayectoria que sin lugar a dudas le hace ser un gran conocedor de los cometidos que ahora asume y que estoy convencida de que afrontará con éxito. Gracias por haber aceptado este reto y esta responsabilidad”.

Para finalizar el acto, el teniente general más antiguo del Ejército de Tierra, , hizo entrega al general Domínguez Buj del banderín que simboliza su cargo, conocido como el “distintivo de presencia”.